Roca: la picante pero sana rivalidad entre vecinos de Boca y River

Son fanáticos que se gritan, se gastan y sufren por sus colores, pero ante todos son buenos vecinos de barrio Quintu Panal.

“Lito” Díaz y “Pinocho” Romero son insoportables hinchas de sus equipos favoritos. Uno vive en la esquina de Italia y México, el otro casi enfrente, sobre México.

“Siempre fueron hijos nuestros”, dice “Lito” vestido con remera, pantalón y cubierto con la bandera de Boca. Del otro lado de la reja, “Pinocho” le grita: “Se van a quedar afuera porque les vamos a ganar, como siempre”, que viste con camiseta y gorro de blanco y rojo, señalando al cielo con los dedos en “V”.

Los muchachos de un taller cercano se prenden y gritan a favor de River unos y de Boca, los otros. Los que pasan en autos adhieren con bocinas y gritos.

Los clásicos entre “los primos” también es un clásico barrial en Quintu Panal, a pocos metros de la terminal de colectivos. Son una sana y divertida rivalidad entre vecinos.

“Cuando gana Boca salimos y cortamos la calle con las banderas y les gritamos cerca de la casa a las gallinas”, cuenta “Lito”, pero aclara enseguida. “Nos gastamos, pero nunca nos agredimos. Somos vecinos de hace años”.

Por su parte “Pinocho” comparte y agrega: “Más de una vez terminamos tomando una cerveza juntos. Tenemos una pica futbolística sana, sin agresiones”, afirma Romero.

Los dos contrincantes posan abrazados para la foto. Uno asegura que gana River 2 a 1. El otro que Boca gana sobre la hora 1 a 0.

“Yo no soporto estos partidos. A pesar que tengo 61 años no lo puedo manejar. Me pongo nervioso, me altero, se me sube la presión. Soy insoportable. Por eso miro los partidos solo en mi casa”, dice Romero.

El hombre cuenta que tiene familiares en Buenos Aires y que ha asistido a muchos partidos en el Monumental. “Es más, yo vi jugar a Amadeo Carrizo cuando tenía siete años”, recuerda. En cuanto a las apuestas “Pinocho” dice que hizo una con su otro vecino, Adrián Lamadrid. “Si pierde River me tengo que poner la camiseta de Boca y correr por todo el barrio y él irá detrás, en el auto tocando bocina. Si pierde Boca, él tiene que ponerse la de River y correr por las calles. Va a ser muy divertido”, comentael metalúrgico, ansioso por lo que vendrá mañana.

“Lito” también visitó la “Bombonera” en siete oportunidades y se posesiona ante su eterno rival, con gastadas y recuerdos de triunfos pasados, pero siempre terminan con un abrazo.

Una familia muy “bostera” 

“Lito” es parte de una gran familia que se reúne en casa de “Loli” su hermana, donde ven todos juntos el partido. “Mi casa se transforma cada vez que juega Boca. Se ponen banderas por todos lados. Vienen los hijos, los nietos, sobrinos y amigos de los amigos, todos de Boca. Yo y mi consuegra, Nilda Muñoz cocinamos pizzas bien grandes y con una picada se mira el partido. Somos todos hinchas, pero fanático mal es mi hermano “Lito”, afirma Loli. “Tiene en su casa todo de Boca, hasta las sillas y la mesa pintada, la bicicleta, toda la ropa y hasta los calzoncillos de Boca”, dice riendo.

La mujer de 71 años es muy futbolera y ha confeccionado varias banderas del club de sus amores, incluso una de 60 metros de largo que pasearon por la Avenida Roca en uno de los triunfos xeneizes.

Esa pasión se ha trasladado a los hijos, sobrinos y nietos, a tal punto que su hijo Raúl le puso a su hijo, Juan Román, en homenaje a uno de los ídolos de Boca. Raúl también aspira que su próximo sobrino por nacer lleve por nombre “Carlitos Tevez”.

La nieta de “Loli” se llama Leila, cuyo novio resultó ser hincha de River. “Agustín vino una vez a ver el partido de Boca – River con nosotros. Fue tanta la gastada que no vino nunca más”, cuentan entre risas.

La pasión del fútbol se volverá a vivir este sábado en un clásico de clásicos, cuando los dos grandes equipos se enfrenten en una final, no apta para cardíacos, en la Copa Libertadores de América. Más allá de quien resulte ganador, ojalá que gane el fútbol, la pasión, la sana picardía y la amistad que supera los colores, como la de los vecinos “Lito” y “Pinocho”.

Comentarios