Quedará libre un interno que cometió un abuso sexual en la cárcel

La víctima habría sido la esposa del hombre. Ahora teme por su vida porque el hombre recuperará la libertad en 4 días. Pidieron prisión preventiva pero la jueza no hizo lugar.

Un interno alojado en el Establecimiento de Ejecución Penal II de Roca fue imputado por abusar sexualmente y amenazar a su esposa en el marco de una visita íntima el 18 de agosto pasado en horas del mediodía.

Según la acusación, la mujer habría concurrido a la visita de su esposo quien está purgando por robo. Allí se habría generado una discusión, aparentemente verbal, por la que el hombre terminó amenazándola de muerte con un cuchillo tipo Tramontina y tomándola por el cuello. Luego, habría abusado sexualmente de ella.

La fiscal titular de delitos contra la integridad sexual Belén Calarco y la adjunta Ana Hernando formularon cargos por el delito de “amenazas calificadas por el uso de arma en concurso real con abuso sexual con acceso carnal”.

Calarco pidió tres meses de prisión preventiva para el imputado, ya que este obtendría su libertad el 25 de septiembre próximo y «pondría en riesgo a la víctima».

“En caso de que recupere su libertad estaría presente el peligro procesal de entorpecimiento de la investigación, ya que el delito que se le imputa es grave, con una pena que en principio no sería condicional, sino que tiene un mínimo de 8 años y un máximo de 20 de prisión. Además, cuenta con antecedentes penales”, argumentó.

Cabe destacar que la víctima había realizado una denuncia de Ley 3040 el pasado 12 de septiembre en Cipolletti donde ella reside, “ya que se siente muy atemorizada respecto de la posibilidad de que el hombre recupere la libertad”, dijo Calarco.

En un primer momento, cuando ocurrió el hecho la mujer había radicado una denuncia penal, la cual forma parte del sustento probatorio del Ministerio Público Fiscal, además del informe de la Oficina de Atención a la Víctima (OFAVI) respecto de la evaluación de riesgo de violencia de género, las copias del registro de visitas y el parte de novedades de la guardia del Penal.

La defensora penal pública Mariana Serra asistió al imputado y ofreció en lugar de la medida cautelar de prisión, que el hombre constituya domicilio en la casa de un conocido, y que se le imponga la prohibición de acercamiento y de todo acto de hostigamiento hacia la mujer y su familia por 3 meses, período de investigación.

Finalmente, la jueza Margarita Carrasco resolvió que luego de que el hombre agote su condena, fije domicilio y se presente todas las semanas en la Oficina Judicial; sin hacer lugar a la prisión preventiva.

Comentarios