Muerte en la Comisaría 21: la familia apuntó contra los policías

La Justicia investiga el confuso hecho en el que un hombre murió el sábado en una celda de la Comisaría N° 21 de Roca.

La víctima, identificada como Carlos Salazar, era un lavacoches que trabajaba en el centro de la ciudad. Los familiares responsabilizaron a la fuerza de seguridad por la muerte.

Al cierre de esta edición la fiscalía esperaba los resultados de la autopsia. La causa se investiga como “muerte dudosa” y está a cargo del fiscal Luciano Garrido. (Ver más: «El fiscal aseguró que “no hay signos de violencia”)

Ayer el jefe de la Unidad Regional 2, Dante Bressan y el fiscal Garrido, señalaron que el hombre fue detenido la media noche del sábado, junto a otro sujeto luego de pelearse en la vía pública, en el norte de la ciudad.

Ambos fueron trasladados a la Unidad 21 y alojados en dos celdas distintas. Cuando el cuartelero fichó a uno de ellos y fue a buscar al otro, encontró a la víctima colgada de la reja de una ventana con la manga de un buzo que vestía. Allí intentaron reanimarlo y llamaron a la ambulancia. Cuando llegó personal de salud el hombre ya no tenía signos vitales.

El fiscal de turno Miguel Fernandez Jadhe convocó a su par de la unidad temática especializada. Es por eso que Garrido se presentó en el lugar y convocó a Criminalística. Además tomó entrevistas y se secuestraron las cámaras de la comisaría, que serán remitidas a la Oficina de Investigacion de Telecomunicaciones (Oitel) del Ministerio Público.

Por otro lado los familiares apuntaron contra la Policía. “Los policías son responsables de la muerte de mi hermano, pedimos justicia, que se aclare todo”, expresó Mabel Salazar, hermana de Carlos a “Río Negro”.

Además los acusó de estar mintiendo.

“Primero dijeron que se ahorcó con los cordones, ahora nos dicen que fue con la chomba que tenía puesta, no nos dicen que fue lo que pasó”, expresó.

Mabel mencionó que su hermano lavaba autos afuera de la Clínica Roca.

“El no se pudo quitar la vida porque no tenía problemas con nadie, era alguien sano”. Ayer a las 8 le informaron sobre la muerte de su hermano y se quedaron “helados”.

Mabel contó que Carlos se dirigía a su casa junto con un amigo cuando fueron detenidos por los efectivos en barrio Nuevo.

“El vivía con su mamá en la calle Los Canarios, estaba lúcido cuando lo detuvieron no había ingerido alcohol”, mencionó. Tanto Carlos como su amigo fueron trasladados a la Comisaría 21.

“El amigo estaba en la otra celda, por eso queremos charlar con él para que nos diga que fue lo que pasó, también nos dijo la Policía que hay videos y queremos verlos”, finalizó.

Carlos era el más chico de los nueve hermanos, tenía 22 años. Ayer los familiares debían presentarse ante los Tribunales de Roca para saber los resultados de la autopsia.

Ayer se realizó la autopsia, además se secuestraron las cámaras de la comisaría que serán analizadas por el fiscal Luciano Garrido.

“Primero los policías nos dijeron que se ahorcó con los cordones, después que fue con la chomba que tenía puesta” expresó Mabel Salazar, hermana del hombre fallecido.

En 2008 hubo otro caso en la Comisaría Tercera

Matías Molina fue un adolescente que murió en octubre de 2008 en la antigua Comisaría Tercera de Roca.

Ese día, lo habían detenido en el predio del hipermercado ubicado en Ruta 22 y Viterbory, en aparente estado de ebriedad o bajo efectos de alguna sustancia. Fue trasladado a la Comisaría Tercera y quedó alojado en soledad en un calabozo.

Cuando el médico policial se hizo presente para que examinar al detenido, alrededor de las 21, el cuartelero encontró al joven ahorcado con su propia camisa en una reja del calabozo.

Por el caso hay cuatro policías imputados Roberto García, jefe de la Comisaría Tercera al momento del hecho; Luis Neguimán, subjefe de la unidad; Héctor Fernández, oficial de servicio, y Hugo Paillalef, cuartelero.

Están acusados de “haber contribuido” a la ocurrencia de la muerte por haber incumplido sus obligaciones funcionales y reglamentarias en materia de conducción de la unidad, directivas, trato y resguardo de detenidos, tratamiento de menores de edad en unidades policiales.

El juicio iba a comenzar el mes pasado pero se postergó porque recusaron al juez Daniel Tobares, quien había actuado como defensor oficial en la etapa inicial del proceso.

Comentarios