Los tres casos por los que el juez Chirinos fue suspendido

Chirinos quedó al borde del jury por los casos de Jhonatan Luna y Ramón Geldres, además de un polémico cómputo de penas.

El juez de Ejecución Penal de Roca, Juan Pablo Chirinos, fue suspendido por el Consejo de la Magistratura y quedó al borde del juicio político. El organismo resolvió ayer la suspensión hasta tanto se resuelva si la Procuración General formula cargos en su contra y abre paso al juri.

En los casos Geldrés y Luna, los condenados cometieron delitos durante el beneficio de las salidas transitorias mientras que en el tercero, Lara, hubo un polémico cómputo de penas.

Ramón Geldres, autor del crimen de Araya en Cipolletti

Ramón Geldres fue condenado a prisión perpetua por el cruel asesinato de Claudio Araya, el comerciante que intentó impedir el arrebato de una cartera a plena luz del día, en 2013.

Geldres, de 42 años, cumplía una condena unificada de 17 años y cuatro meses de prisión que agotaba en 2015. Fue juzgado por violentos delitos, entre ellos el ataque a balazos a un policía y las tres puñaladas que le aplicó a un comerciante de 70 años.

En 1989 quiso llevarse un televisor de la casa de los Araya y en aquella oportunidad también apuñaló al padre de los hermanos, que es pastor evangélico.

Durante el 2012, Geldres comenzó a salir de la cárcel de Cipolletti acompañado por un tutor. En enero de 2013 empezó a salir solo, de 8 a 14, hasta que el 6 de marzo, a las 10 de la mañana, asesinó a Claudio Araya, de 49 años. En ese momento debía estar trabajando en una carpintería, según el compromiso que había asumido ante el Instituto de Asistencia de Presos y Liberados.

Jonathan Luna, el asesino de Micaela Ortega

Jhonatan Luna fue condenado a prisión perpetua por el femicidio de Micaela Ortega, la niña de 12 años que fue hallada estrangulada en mayo de 2016 en Bahía Blanca, más de un mes después de desaparecer. Micaela había acudido a una cita con el asesino, que la que había contactado a través de Facebook, en el primer caso de “grooming” que terminó con un crimen.

En 2013, Luna había sido condenado a 5 años y 2 meses de prisión, por un hecho ocurrido en 2012 en Chichinales, donde le robó un celular a una mujer usando un cuchillo como arma.

En 2014, Luna quedó en condiciones de acceder a las salidas transitorias que le fueron concedidas por el juez de Ejecución Juan Pablo Chirinos.

Chirinos autorizó una salida mensual de 24 horas bajo tutela de la pareja de Luna, quien designó su vivienda particular en Roca como domicilio de referencia.

La primera salida de Luna fue el 19 de diciembre de 2014, pero al otro día no regresó y de inmediato el Servicio Penitenciario emitió una circular a la Policía de Río Negro. Días después se emitió la orden de captura. Dos años después, en abril del 2016 atacó y mató a Micaela Ortega.

El tercer condenado

Se trata de un hombre de apellido Lara, quien pasó detenido más tiempo que el fijado por el fallo condenatorio, algo que el juez Chirinos habría intentado subsanar con el cómputo de la pena en otra causa paralela que enfrentaba esa persona.

Comentarios