Juicio a Gigli: el lunes declara su hijo Tadeo y su exesposa

Luego de que el fiscal Luciano Garrido desistiera de ocho testigos, ahora la mayor atención del juicio a Octavio Gigli pior el homicidio de su amigo Guillermo Martínez, exdirector de Rentas, pasó para el próximo lunes, día en que está previsto que declare su exesposa, el hijo de ambos y su padrino, con el que lo dejó en Buenos Aires.

Declararon esta mañana en la quinta audiencia del caso dos integrantes del gabinete de Criminalística. El primero, Fernando Rodríguez, fue el que estuvo a cargo de la inspección de la camioneta.

Recordó que las ruedas de la camioneta estaban giradas hacia al izquierda y el freno de mano activado, como figuran en las fotos que sacaron al vehículo cuando lo encontraron en el estacionamiento de Buenos Aires.

La defensa hizo hincapié en la posición del vidrio de la puerta trasera derecha, que estaba baja. El policía explicó que tenía un problema con el sistema de levantamiento de cristales, por eso se bajaba hasta la mitad.

Luego fue el turno de Nicolás Zapata, quien confeccionó el croquis de la vivienda. Contó cómo realizó su trabajo ese día, y ante la consulta de la defensa de Gigli, explicó que su tarea se hizo luego de que se fijaran los indicios de pruebas y antes de que el médico policial revise el cuerpo.

Ese fue el último testigo del día, ya que el fiscal desistió de los otros dos que estaba citados y de algunos de los del viernes.

Semana clave

La lista de testigos para ese día quedó reducida a unos pocos funcionarios policiales que participaron de la investigación. La mayor atención estará centrada el lunes cuando se presenten a declarar la exesposa de Gigli, el hijo de ambos y el padrino del joven, con quien su padre lo dejó en Buenos Aires.

El miércoles será otro día importante en el juicio porque ese día está previsto que se realicen los alegatos. Días atrás, se realizó la llamada “reconstrucción virtual” a través de la cual se describió cómo fue el ataque contra la víctima, en el departamento del acusado. La salpicaduras de sangre fueron clave en para los especialistas.

Esa reconstrucción de los hechos que el público pudo ver a través de fotografías, se hizo mediante el análisis de gotas de sangre, huellas de calzado y planimetría del lugar. Así se determinó que el primer ataque a Martínez habría sido sorpresivo y por la espalda con un arma blanca, mientras este se encontraba sentado presuntamente tomando un café.

Tras los testimonios de esa jornada, el fiscal Luciano Garrido había concluido que quedaba acreditado el “indicio de culpabilidad” de Gigli por “haberse dado a la fuga; tirar los teléfonos y cerrar comunicación formal con familiares y amigos; y haber salido del país de manera ilegítima”.

Comentarios