Huesos y un juego de esposas reactivan la búsqueda de un joven en Roca

Por Benjamín Ríos

El Ministerio Público Fiscal y la Policía de Río Negro investigan si un juego de esposas y los huesos que se hallaron en la zona norte de Roca están vinculados al caso de Marcos Herrera, un joven que desapareció el 10 de enero de 2015. El lugar fue determinado a partir de rastros en la zona donde hace cinco años encontraron la ropa del muchacho.

El hallazgo lo hizo un equipo de Bomberos del K9 de Punta Alta, que fue dirigido por un adiestrador de perros de búsqueda y rescate de personas llamado Darío Herrero. El especialista es oficial de la Policía de Río Negro y fue contratado por la familia del joven.

Denisse Herrera (22), hermana de Marcos, señaló que el equipo llegó el jueves para comenzar con las tareas. “Se encontró un pedazo de costilla, una parte de mandíbula con dientes y partes de una clavícula”, detalló.

Explicó que su hermano vivía en las 250 Viviendas y que, cuando desapareció, había salido de casa a llevar al veterinario un perro que encontró abandonado.

“Desde ese día no lo vimos más, hicimos la denuncia. Días después en la zona de las bardas encontramos al perro y la ropa de mi hermano”, contó. La policía montó varios rastrillajes para dar con Herrera pero la familia señaló que en el último tiempo la causa estaba desactivada.

Por este motivo se pusieron en contacto con Darío, el adiestrador de perros que participó en importantes casos como el de Micaela Ortega, la adolescente asesinada en Bahía Blanca.

Denisse dijo que cuando llegó el equipo, comenzó la búsqueda en zona norte donde hace cinco años encontraron la mascota de su hermano, un pantalón, una remera blanca, unas ojotas y un celular.

En el operativo participaron cuatros instructores junto a sus perros. Rastrillaron en la zona de las bardas y en el basural municipal ubicado en el Parque Industrial I. Finalmente hallaron los huesos y las esposas al norte del barrio Fiske Menuco, detalló la joven.

Denisse hizo saber que el equipo de búsqueda afirmó que los huesos son humanos. En cuanto a las esposas informaron que son de policías. Tras el hallazgo se avisó a la fiscalía y acudió el fiscal Luciano Garrido.

La evidencia fue resguardada por el Gabinete de Criminalística para cotejarla con el ADN del joven desaparecido, agregó Denisse. “Quedaron unos puntos que marcaron los perros de búsqueda para que siga el operativo la Policía de Río Negro. Uno está en el basurero municipal de Roca”, dijo.

En la búsqueda en la barda norte se acoplaron familiares de Luis Sosa y de Magdalena Curaqueo, dos vecinos que también están desaparecidos en Roca hace un tiempo.

Comentarios