Gigli: allegados dicen que huyó por miedo y para proteger a sus hijos

La exesposa, otra expareja y el padrino de su hijo señalaron que lo vieron muy alterado y que temía por la vida de él y de su familia, pero ninguno dio el motivo.

El hijo de Octavio Gigli, Tadeo, fue el único de su entorno familiar que prefirió guardar silencio ayer por la mañana en la última audiencia de testigos. También fue el único que mostró interés por acercarse al imputado antes de los alegatos de mañana miércoles, instancia que daría paso a la esperada sentencia en el juicio por el homicidio de Guillermo Martínez en 2015.

Tadeo se abstuvo y al final de la audiencia se lo vio apurado por cruzar unas palabras antes de que su padre fuera trasladado a la cárcel. Un encuentro fugaz fue posible en un pequeño cuarto dentro de la sala.

Distinta fue la postura ante el Tribunal de su madre Viviana Piergentili, su padrino Emilio Xarrier y la expareja del acusado, Carina Lombar, quienes se mostraron unidos y declararon, dando algunos detalles del día en que ocurrieron los hechos.

Estos tres testigos fueron los portavoces de una hipótesis que puso a Gigli como un hombre “común” – lejos de mantener relaciones “violentas” con sus seres queridos-, que se habría ido a Buenos Aires aquel 1 de septiembre de 2015 por “miedo” y para “proteger a sus hijos”. Ninguno lo vinculó con el crimen; pero tampoco ninguno pudo responder cuál fue el motivo por el que Octavio Gigli estaba “asustado” y por el que él y su familia corrían “riesgo de vida”, tal como dijeron.

Viviana Piergentili (Foto: Emiliana Cantera)

“Mi hijo estaba aterrado porque el padre lo pasó a buscar porque estaba en peligro de muerte”, declaró Viviana Piergentili, exesposa del acusado y madre de Tadeo, quien formuló un minucioso reporte del 1 de septiembre, día en que su hijo desapareció.

“Nadie sabía qué pasaba”, dijo y aclaró que ella estaba en shock y nada le preocupaba más que “el peligro que corría” su hijo. Contó que ese día le llegó un mensaje que decía que su hijo y Octavio Gigli estaban muertos en las Tres Cruces.

“Octavio a veces llamaba a mis hijos a mi casa al teléfono fijo”, admitió la mujer sobre el tiempo en que el acusado estuvo prófugo. Además, dijo haber sido ella quien informó dónde estaba la camioneta en 2016, luego de pedirle a Tadeo que se lo preguntara a su padre por teléfono.

Otra de las ex de Gigli, Carina Lombar, dijo que “(Gigli) tenía pánico de venir” y aseguró que él le decía que le iban a hacer algo a él o a sus hijos. “Yo nunca le vi nada raro a Octavio”, aseguró Lombar y por eso admitió que lo ayudó a conseguir un abogado defensor.

Carina Lombar, expareja de Gigli (Foto: Emiliana Cantera)

“El explicaba a qué personas les tenía miedo”, dijo. Además, Lombar relató una “extraña” secuencia entre la víctima y el acusado en 2009, cuando Martínez fue a buscarlo a Gigli a la casa de ella y se lo llevaron casi a la fuerza. “La situación fue algo violenta, no sabía quienes eran y no entendíamos qué había pasado”, dijo.

Declaró también Emilio Xarrier, padrino de Tadeo Gigli y amigo del acusado, a quien Gigli le dejó a cargo su hijo el 1 de septiembre antes de irse a Brasil. Consultado sobre la causa del susto de Gigli, dijo que su amigo no le contó “por miedo” y que sólo le pidió que cuide del joven. “Como lo vi esa vez no lo vi nunca”, dijo recordando que estaba “asustado” por sus hijos. “Estaba como si se sintiera perseguido”.

Odette Retamal Vásquez, vecina de Gigli, aportó que el día de los hechos vio al acusado cerca de las 20 en su camioneta. “Pensé que iba a parar para llevarnos a mi hijo y a mí pero no. Estaba medio raro, como asustado” declaró.

Gigli se mantuvo inmutable. Con brazos y piernas cruzados, examinó a algunos testigos y cruzó algunas miradas, especialmente con Piergentili.

El “nuevo” testigo

La defensa desistió de cinco testigos en la audiencia, pero pidió agregar uno no previsto. El testimonio de Aaron González, hijo de Retamal, la vecina de Gigli. El tribunal dio la palabra al joven de 25 años, quien junto a su madre vió a Gigli ese día al salir de un supermercado de la Tucumán. El joven agregó que cerca de las 21 pasó frente al departamento de Gigli y le llamó la atención la persiana entreabierta y la luz prendida, pero ningún vehículo.

“Me preocupaba más el peligro que corrían mis hijos que cualquier otra cosa, sinceramente» Viviana Piergentili, exesposa de Gigli.

“Octavio decía que si volvía a Roca lo iban a matar”. Carina Lombar, expareja de Gigli.

“(Gigli) tenía miedo de que le pase algo a Tadeo y por eso lo fue a buscar a la casa” Emilio Xarrier, padrino de Tadeo Gigli

Dudas y acusaciones de la exesposa

Dos datos que arrojó el fiscal Luciano Garrido quedaron en incertidumbre. Viviana Piergentili había hecho declaraciones el 16 de septiembre de 2015 que ahora no recordaba si habían sido ciertas, por el “shock” vivido en aquel entonces. Por un lado, la mujer había dicho que desde una página de pornografía perseguían a su familia y por otro lado, que su ex había tenido un “brote psicótico”.

Finalmente, no reafirmó pero tampoco negó haberlas dicho. Además, la ex de Gigli denunció a “la prensa” en el marco de su declaración por haber “maltratado” a su familia al vincular a su hijo con el crimen.

“Lo mío fue una dura batalla para limpiar esto”, sostuvo. “Nos tuvimos que bancar el morbo” y que “nos trataron a todos de asesinos”, sostuvo. Lombar también apuntó a la prensa por “inventar cosas”.

Comentarios