El juez Chirinos se defendió de las acusaciones en el marco del juicio

El juicio político contra el juez de Ejecución Juan Pablo Chirinos por mal desempeño de sus funciones comenzó esta mañana a las 9 en Roca y ya lleva más de cuatro horas de duración.

La sesión del Consejo de la Magistratura de la Segunda Circunscripción se desarrollaba con normalidad este mediodía, y se analizaban allí los tres casos por los cuales se acusó al magistrado de mal desempeño: las salidas de Jhonatan Luna y Ramón Geldres, y un polémico cómputo de penas.

Cuando Chirinos tuvo la palabra se defendió de las acusaciones en su contra en los tres casos.

En relación al caso Geldrés, Chirinos planteó que las salidas transitorias fueron consentidas por la Fiscalía, que hubo ocho resoluciones y ningún informe negativo. Ramón Geldres tenía permiso para salir cuando en el 2013 mató al comerciante cipoleño Claudio Araya, quien intentó evitar un robo.

Sobre el caso Lara, Chirinos ratificó que el hombre pasó más tiempo detenido (6 meses de más en prisión) porque el expediente “le llegó tarde”. El hombre pasó detenido más tiempo que el fijado por el fallo condenatorio, algo que el juez habría intentado subsanar con el cómputo de la pena en otra causa paralela que enfrentaba esa persona.

El Procurador General Jorge Crespo dijo en referencia al caso Luna, y antes de que hable el acusado, que el juez debió ser prudente antes de dictaminar las salidas transitorias; que Luna tenía una rueda de reconocimiento en Choele Choel y que en el juzgado de Roca le dieron las salidas transitorias. 

“No puedo tener prudencia por las causas de otros juzgados”, le respondió Chirinos. Jonathan Luna es el joven que logró autorización para salir de su lugar de detención en Roca, se fugó y luego asesinó en Bahía Blanca a Micaela Ortega, de 12 años.

Ver más: La madre de Micaela pidió la destitución del juez Chirinos en el juicio

Comentarios