Declararon los padres de Matías Molina en el juicio a 10 años de su muerte

El hecho ocurrió en octubre de 2008 en la Unidad 3°. El proceso había comenzado a mediados de marzo pero se postergó por la recusación del juez.

Comenzó hoy el juicio a cuatro policías que se desempeñaban en la comisaría Tercera de Roca, por la muerte de un joven dentro de la unidad policial, en octubre de 2008.

Según la acusación, se le atribuye a Roberto García, jefe de esa unidad policial al momento del hecho; Luis Neguimán, subjefe; Héctor Fernández, oficial de servicio, y Hugo Paillalef, cuartelero, “haber contribuido” a la ocurrencia de la muerte por haber incumplido sus obligaciones funcionales y reglamentarias.

Esta mañana, en la primera audiencia, declararon los padres del adolescente. Contaron que el chico estaba en un proceso de desintoxicación de drogas y que no tomaba alcohol.

Su mamá, Mirta Sandoval relató que apenas se enteró, cerca de las 17 fue hasta la comisaría a pedir que le restituyan a su hijo. Dijo que después de “como dos horas de esperar”, un agente le dijo que iban a necesitar la partida de nacimiento para entregarle al menor.

“Agarre la bicicleta y me fui hasta mi casa, en las 500 Viviendas, a buscar la partida de nacimiento y se las entregué. Me dijeron que tenía que esperar, y esperé… Hasta que cerca de las 10 de la noche viene uno y me dijo que había fallecido”, relató.

Luego fue el turno de su papá, José Molina, un exempleado penitenciario. El hombre aseguró que su hijo “tenía muchas ganas de vivir, por eso estaba haciendo el tratamiento contras las drogas. No tenía actitudes suicidas. Si se hubiese querido suicidar, los hubiese hecho en el departamento de su mamá, que está en el tercer piso”.

La audiencia continuó con el relató del médico forense que hizo la autopsia, Marcelo Uzal, quien dijo que por el estudio realizado hay altas probabilidades de que la causa de la muerte haya sido asfixia por ahorcamiento.

Si bien dijo que el cuerpo no presentaba lesiones “defensivas” confirmó que había encontrado sangre en el cuero cabelludo en la zona media alta de la cabeza, que podría ser producto de un golpe con una superficie lisa. Cuando le preguntaron a qué se refería con una “superficie lisa”, el médico explicó que “podría ser desde una pared, el piso, un golpe de puño…”

El fiscal Miguel Fernández Jahde anticipó que solicitará una pena superior a los 3 años de prisión, por el delito de “homicidio culposo”.

Los jueces a cargo de la causa son César Gutiérrez Elcaras de Cipolletti, Maximiliano Camarda y Gustavo Quelín.

Comentarios