Confirman que los restos óseos hallados en las bardas son de un animal y no de una persona

Los restos hallados en las bardas durante el fin de semana por un equipo contratado por la familia de Marcos Herrera -un joven desaparecido en el año 2015- son de un animal y no de una persona, según el primer informe que fue elaborado en las últimas horas y dado a conocer por el fiscal Luciano Garrido.

“No son de morfología humana”, expresó el fiscal esta mañana en diálogo con La Comuna, donde aclaró que los restos fueron hallados por los integrantes de un grupo que fue contratado por la familia Herrera para intentar dar con el paradero del muchacho que residía en el barrio de las 250 Viviendas.

Cabe recordar que el grupo de Bomberos Voluntarios K9, de Punta Alta (Bahía Blanca), llegó la semana pasada y comenzó con la búsqueda de rastros del joven quien desapareció en enero de 2015. En los rastrillajes también participó Darío Herrero con su equipo de perros adiestrados.

Fue en la zona de la barda norte (por calle Jujuy) que -según este grupo de personas- hallaron restos humanos, un juego de esposas y telas de ropa.

Si bien hasta el lugar llegó el fiscal Luciano Garrido y personal de Criminalística, luego de algunas horas se puso en duda el origen de los restos aunque finalmente esta mañana se confirmó que no se corresponden con los de una persona.

En una entrevista concedida ayer, el funcionario del Ministerio Público había adelantado que todas las investigaciones realizadas en su momento apuntaban a que el joven había sido visto por última vez entre Mainqué y Godoy por lo que puso en duda el origen de los restos encontrados en las bardas.

“Esta mañana ya informamos a la familia los detalles del estudio que realizamos”, dijo Garrido.