Caso Gigli: para fiscalía ya se comprobó que el Tano es el asesino

Con los dos testigos que declararon ayer, el fiscal Luciano Garrido cree estar seguro de que su teoría ya está comprobada y que Octavio Gigli es el asesino de Guillermo Martínez, exdirector de Rentas.

Ahora la mayor atención del juicio pasó para la audiencia del lunes en la que declarará la exesposa del Tano, el hijo de ambos y su padrino, con el que su padre lo dejó en Buenos Aires horas después del crimen. El miércoles arrancarán los alegatos y se empezarán a conocer los pedidos de pena para el empresario.

El primero, Fernando Rodríguez, fue el que estuvo a cargo de la inspección de la camioneta Toyota Hilux con la que Gigli viajó a Buenos Aires y fue hallada abandonada en un estacionamiento de Capital Federal.

En ese vehículo los peritos de Criminalística encontraron rastros de sangre en la alfombra del conductor y en los pedales. Rodríguez explicó en qué consistió el procedimiento y la apertura de forma sistemática de las fajas de seguridad.

Contó además que se tomaron muestras de la palanca de cambio, del freno de mano, del volante, que se encontraron tickets de diferentes compras y que tenía desarmada la carcaza inferior del volante.

El perito dijo que “no hay signos de que haya sido violentada la protección que traía, como tampoco que haya cambiado la posición de las ruedas, que estaban maniobradas hacia el lado del conductor, y traía la palanca del freno de mano accionada”, explicó.

Luego fue el turno de Nicolás Zapata, quien confeccionó el croquis y la planimetría del lugar del hecho.

el fiscal Garrido adelantó que en las próximas dos audiencias agregará más pruebas que acreditan su teoría del caso, para él, ya comprobada. En esa seguridad radica su decisión de desistir de unos ochos testigos.

Su ex, su hijo y el padrino

El testimonio del hijo de Gigli y su padrino son importantes porque son las últimas personas que, según Garrido, estuvieron con Gigli antes de que se le perdiera el rastro. Si bien su hijo Tadeo se presentaría a dar su testimonio, por ley, no puede declarar contra su propio padre.

Según la teoría del fiscal, después de cometer el crimen, la noche del 31 de agosto de 2015, Octavio Gigli pasó a buscar a su hijo por la casa de su mamá, y partió rumbo a Buenos Aires. Lo dejó en la casa de su padrino y luego se fugó.

Esta semana se supo que el 15 de septiembre de ese mismo año, desde una IP en un edificio de San Pablo, creó una cuenta de Facebook con la que habría estado comunicado con sus más cercanos.

El viernes está previsto que declaren algunos policías más que participaron de la investigación, pero el plato fuerte será el lunes desde las 8:30. Ese día no sólo declarará Tadeo y su padrino, sino también la mamá del joven y exesposa del Tano.

Luego se pasará a la instancia de alegatos, que está prevista para el miércoles.

  • Ayer los jueces le llamaron la atención a la defensa para que el imputado sólo esté asistido por dos abogados en cada audiencia.
  • En las cinco audiencias que lleva el juicio, Octavio Gigli fue vestido siempre con la misma indumentaria y calzado: jean, camisa, suéter y mocasines (sin medias).

La cadena de custodia de la camioneta

La camioneta Toyota Hilux del Tano Gigli volvió a meterse ayer en el debate por el crimen de Martínez. Fernando Rodríguez, uno de los integrantes del gabinete de Criminalística que peritó el vehículo, recordó que las ruedas del vehículo estaban giradas hacia la izquierda y el freno de mano activado.

Así fue como encontraron la camioneta en el estacionamiento de Buenos Aires, y quedó registrado en las fotos que se exhibieron en la audiencia de ayer.

La defensa, consultando sobre el cumplimiento de la cadena de custodia del vehículo, hizo hincapié en la posición del vidrio de la puerta trasera derecha, que estaba baja.

El policía explicó que ya estaba así cuando la camioneta llegó desde Buenos Aires y que no había signos de que haya sido violentada la protección que traía.

Comentarios