«El deporte es la fuente para que el chico salga de la calle»

5 preguntas a Leonardo Serrano

P – ¿Cómo aparece la posibilidad de empezar a trabajar en el fútbol infantil?

R – Cuando me retiré en el club mi idea no era únicamente entrenar arqueros. Y al ver mis condiciones, desde el Deportivo Roca me ofrecieron trabajar divisiones inferiores, algo que yo ya había hecho en Unión de Villa Krause, entonces ya venía con experiencia. El primer año tuve la Décima división, y después por distintas circunstancias el club me subió a Primera y Tercera. Este año volví a Octava y Novena, que es donde el jugador se forma, donde tiene sus primeros logros y sus primeros sinsabores; y estar ahí para guiarlos está bueno porque ellos se enfrentan a la adversidad conforme a la respuesta que dan ante estas situaciones.

P – Además de acompañarlos en este camino, ¿en qué se centra el entrenamiento para los chicos?

R – El foco principal siempre es la formación. No hay que desviarse de que son divisiones formativas. Hoy el fútbol y la sociedad te catalogan y encasillan en si vos ganás o no ganás; y nosotros nos tenemos que abstraer de eso. Obviamente uno reconoce que es importante ganar, porque la formación se basa en un ambiente de victoria: el mensaje le entra mejor a un chico si obtiene resultados los fines de semana. Si un chico va el sábado y pierde, va el siguiente y pierde y así; y al quinto partido le querés enseñar las basculaciones, te va a mirar con una cara y te va a decir “si profe, todo muy lindo, pero perdemos todos los partidos”. Soy un convencido de que el aprendizaje basado en la victoria es más fácil de captar, pero siempre hay que tener en cuenta que son chicos y se están formando. El objetivo es que el día de mañana los jugadores tengan las herramientas para que el fútbol sea una posible salida laboral. Después ellos se pueden decidir por tomar otros caminos, pero uno trata de darles las herramientas básicas que cualquier jugador profesional tiene que tener.

P – ¿Se extraña estar adentro de la cancha?

R – Si y no. Se extraña y no se extraña. Llegue a jugar hasta los 38 años y medio, y la verdad que el esfuerzo físico es mucho. Mantenerse a ese nivel, jugando la tercera categoría… una cosa es jugar la Liga con 38 años, y otra estar a ese nivel. Requiere muchos cuidados y esfuerzo físico, y yo di lo máximo que mi cuerpo me permitió y más todavía. Si lo pienso desde el lado de las dolencias o molestias físicas, no extraño jugar. Me siento feliz. Pero a veces se extraña el hecho de entrar a la cancha, la preparación, el colectivo, el reconocimiento de campo; son sensaciones muy difíciles de explicar.

P – ¿Y desde el banco son muy distintas esas sensaciones?

R – Lo que pasa es que ahora estando en el banco tenés un rol con otra responsabilidad. Se vive lindo porque en la mayoría de las ocasiones vos te das cuenta de lo que está pensando el jugador, porque vos ya lo has vivido. Entonces lo que podés darle es una orientación, una idea de lo que le convendría hacer. Se vive distinto porque vos no lo hacés, le decís a otro que lo haga… pero después es lo mismo. Yo me retiré hace poco, entonces no hubo un cambio rotundo en el fútbol: es el mismo que yo jugaba. Si me retiraba en los 90’ era otra cosa.

P – Roca tuvo un gran torneo, Argentinos ascendió y CIMAC sigue creciendo. ¿Cómo está el fútbol roquense para vos?

R – Excelente. Es un momento bárbaro. Tengo entendido que la relación entre los tres clubes es buena, y eso seguramente potencia todo un poco más. Si un jugador no tiene lugar en un club pasa al otro, o si quiere crecer cambia de equipo… Eso le hace bien a la ciudad. Que Roca haya tenido ese torneo, que Argentinos haya ascendido o que CIMAC venga en este ritmo hace no sólo que el fútbol se viva cada vez mejor, sino que todos los jugadores tengan opciones. Es uno de los mejores momentos. El gran tema es el apoyo. Material hay, lo que falta es dinero. Todos tienen que tener un progreso en lo institucional, lo estructural, las disciplinas… el deporte es la fuente para que el chico salga de la calle. No es ir, jugar y volver a tu casa; porque eso no cambia nada en la sociedad. La idea es dejar algo.

Es más fácil captar el aprendizaje en la victoria, pero no hay que olvidar que son categorías formativas y están aprendiendo”

El fútbol roquense demostró que material hay de sobra. Lo que falta es el apoyo económico”

  • Leo se retiró en 2015 con la camiseta del Deportivo Roca. Cerró el círculo jugando un Federal A con 38 años.

Comentarios