Vacunas: “nos cuidamos nosotros y cuidamos al otro”

Vacunas ¿si o no?

Por Gonzalo Crombas*

¿Qué tipos de vacunas existen? Existen vacunas vivas atenuadas, otras inactivadas, con toxoides y biosinteticas. ¿Qué efecto provocan? Básicamente lo que hacen es estimular el sistema inmunológico, hallan células -los linfocitos B- que se diferencian en células plasmáticas, que son las productoras de anticuerpos.

Además lo que hace la vacuna es dejar células de memoria, que ante una infección con el mismo virus o bacteria, genera una respuesta rápida.

¿Por qué hay confusión sobre los efectos de las vacunas? Hay mala prensa sobre algunas vacunas, relacionada con los componentes que tienen. Podemos citar lo que ocurrió con el famoso caso del Timerosal en la vacuna del sarampión, donde relacionaba ésta vacuna con casos de Autismo. Con el correr de los años se demostró que la investigación fue un fraude total, pero tuvo como consecuencia que mucha gente dejara de vacunarse -sobre todo en Europa- .

Los movimientos antivacunas han ganado terreno durante el último tiempo, desprestigiando las vacunas a partir de la desinformación o la mala información.

En general lo que despliegan es una estrategia a través de las redes sociales, con información que cuando se realiza un chequeo queda en evidencia que no proviene de una fuente seria, ni posee sustento científico, muy distinto de lo que puede mostrar el sistema de salud -público o privado- al analizar las estadísticas basadas en los exitosos programas de vacunación acompañado de una fuerte vigilancia epidemiológica.

Un claro ejemplo de esto es el Sarampión, donde no tenemos circulación de virus autóctono en nuestro país después de la implementación de la triple viral.

¿Cómo podría mejorarse la efectividad de los programas de vacunación? Desde Salud quizás fallamos en la comunicación. Ocurre que los que formamos parte del sistema estamos tan seguros y convencidos de la efectividad de la vacuna, que no nos preocupamos por hacerle llegar esa seguridad a la población.

Tal vez sea un error, porque la gente ante tanta información confusa que circula, toma muchas veces datos equivocados y es allí donde empiezan a formarse estos pequeños movimientos antivacunas.

En definitiva, la gente tiene que saber que la vacuna es segura, que los programas son muy efectivos y que deben vacunarse tanto los adultos como los niños, porque no sólo nos cuidamos nosotros sino también estamos cuidando al otro.

¿Qué tienen que saber los padres? Los padres tienen que saber que las vacunas son muy seguras, que antes de que una vacuna salga en un programa son testeadas múltiples veces. Además debemos

entender que las vacunas van a actuar sobre población sana, porque la idea central es la prevención, por tal motivo el testeo es aun mucho más exigente.

Ver nota relacionada: Vacunas: “una práctica sumamente eficiente” por Eduardo Lozano

*Microbiólogo y Referente de Epidemiología del hospital “Francisco López Lima”

Comentarios