Opinión: Nadie está a salvo, los jóvenes engrosan las listas

No hay edad que le ponga freno al coronavirus. En todo caso sí hay condiciones en las que el virus es mucho más inmanejable. Es decir, nadie está a salvo de contagiarse en un escenario que cada día muestra su cara más compleja.

Es como si la capacidad de asombro fuera creciendo día a día. Nos dicen que Roca tuvo tantos contagios, que Bariloche algunos más. Y creemos que es la barrera que no vamos a superar al día siguiente. Sin embargo, el nuevo día nos arroja números más crudos. Bastaría con dejar de ver televisión o leer diarios una semana para darse cuenta que el salto es enorme en Río Negro y que se suman localidades que no tenían casos.

El coronavirus nos tiene contra las cuerdas. Los contagios que se dan entre el personal de salud son un severo llamado de atención y los descuidos ciudadanos son por ahora inmanejables.

El intendente de Cipolletti, Claudio Di Tella, dijo en la semana que estaba muy preocupado porque muchos de los nuevos contagios en su ciudad eran jóvenes de una franja de edad que es menos vulnerable. Casualmente es el mismo dato que surgió en la última semana en Bariloche, donde se dijo que se están empezando a ver los efectos del día del amigo.

Nadie está a salvo, porque el consejo inicial fue cuidar a los mayores porque son los más vulnerables y eso pudo haber generado el descuido de los jóvenes que empezaron a integrar los números de contagiados.

Se dijo en la semana que la carga viral de los niños es mucho mayor, de modo que si un chico se enferma de covid 19, la posibilidad de contagiar es mucho mayor.

Estamos cercados y no hay chances de superar este escenario si no nos tomamos en serio que no hay barreras de edad para el virus. Las fiestas, las juntadas pueden esperar. La salud necesita que la cuiden y eso no está sucediendo.

Hay agotamiento, hay enojos, hay culpas repartidas, pero no hay margen para más descuidos.

Por: Jorge Vergara jvergara@rionegro.com.ar

Comentarios