Opinión: Hoy es el estado ideal, pero es necesario definir rápido

Hay colectivos en Roca. Ese es el título que vale para tanta espera de mucha gente que no tiene más alternativa que esa para movilizarse. Para aquellos que tienen una economía tan ajustada que si no es el cole es la bici o la caminata, aunque no siempre sea posible una alternativa de estas por las distancias.

La solución que se encontró al servicio parece el estado ideal, porque contempla las demandas de los choferes, un alquiler de unidades en condiciones y garantiza frecuencias que, aunque un poco espaciadas, en este contexto de pandemia terminan siendo lo justo.

Pero hay un costado que está latente y es la prestación del servicio en tiempos normales, si es que la normalidad vuelve a ser normal algún día.

Esto implicará que se afinen detalles, que la demanda de mano de obra incluya a los 80 trabajadores y que las unidades que se pongan a rodar puedan asegurar que no habrá fisuras, o que al menos serán las menos. No es materia fácil de resolver ni lo fue durante todo este tiempo en que se discutió el futuro del servicio en la ciudad. Pero la conformación de una cooperativa alienta expectativas. Recordemos que 18 de Mayo es una cooperativa que mantuvo la prestación por dos décadas y que haya desistido de seguir adelante no implica que todo su historial haya sido malo.

La opción cooperativa es viable en la Argentina y en el mundo, pero hay una observación generalizada: debe tener un líder. El sistema cooperativo plantea que todos son dueños, pero debe tener en pocas manos la toma de decisiones, porque si todos mandan pierde la forma de una empresa que compite.

En todo caso este será otro debate, pero se viene el capítulo 2 del transporte que debe estar listo antes del final del aislamiento, donde crecerá la demanda de los usuarios y serán necesarias las respuestas más ágiles. Roca no se puede dar el lujo de vivir dos meses sin servicio urbano de transporte. El de estos días en un ensayo de lo que podría ser.