Los primeros dolores de cabeza para la intendenta Soria

Poco más de un mes duró la tranquilidad para la nueva gestión municipal.
La semana pasada varios problemas urgentes e importantes tocaron la puerta del despacho de María Emilia Soria.

Nunca hay momento indicado para las crisis. Pero a tres semanas de la Fiesta de la Manzana todo imprevisto se hace más difícil de sortear, porque buena parte de la energía está canalizada en el evento que moviliza a más de 50.000 personas cada noche desde los barrios hacia el predio de Ruta 22.

El sistema público de transporte volvió a mostrar la gravedad de sus problemas. Un nuevo paro se evitó con sudor y un aporte externo, porque sin el anuncio del nuevo esquema de subsidios nacionales los colectivos de Roca estarían hoy nuevamente cruzados en las calles del centro.
Pero hubo más dolores de cabeza.

En uno de los puntos centrales de su discurso de asunción, la intendenta reclamó “legalidad, lealtad, honradez, imparcialidad y eficacia” a sus funcionarios.

Un mes y medio después de esas palabras, ya tiene una colaboradora cuestionada formalmente.

El viernes pasado ingresó al municipio una nota formal del abogado Nicolás Suárez Colman -el mismo que denunció el pago de sobresueldos en marzo del año pasadoadvirtiéndole a Soria la irregularidad que significaba una actividad organizada por la Dirección de Turismo en la bodega que es propiedad de la familia de la titular del área, Florencia Ghirardelli.

El eje del planteo se encuentra en la erogación de fondos públicos para el traslado de los vecinos y turistas por el Circuito Histórico Productivo, para llevarlos luego a la bodega, donde conocerían más sobre producción de vinos y champagne.

La sospecha deslizada en la nota que recibió Soria es que los turistas también podrían acceder al finalizar el recorrido a la compra de productos.

El tema está en su fase inicial y es prematuro hablar de una ilegalidad manifiesta, pero sin dudas obligará a la jefa comunal a explicar por qué no es cuanto menos desprolijo que la actividad pública y la privada se rocen de esta manera.

Mientras tanto, la oposición local empieza a armar su juego.

El viernes pasó por Roca la gobernadora, Arabela Carreras, y si bien no tuvo definiciones determinantes, la actividad sirvió para reunir a los tres concejales y el contralor de Juntos con dirigentes provinciales.

Trascendió que en el bloque legislativo local circula un proyecto de ordenanza, que forzará a la intendenta a mostrar qué tan “solidario” es el municipio con los millones que tiene guardados en el banco desde hace años.

La estrategia podría incluir un llamado a sesiones extraordinarias del Deliberante.

Eso es posible para la bancada de Gustavo Maida, Graciela Leiva y Gabriel Arto, porque el artículo 36 de la Carta Orgánica establece que el Concejo celebrará ese tipo de encuentros “cuando lo convoque el Poder Ejecutivo y tambié́n cuando haya pedido de por lo menos tres (3) concejales o el diez (10) por ciento del cuerpo electoral”.

Política a todo ritmo, demostrando que no hay verano, fiesta ni calor récord que permita una pausa.