“El riesgo de accidentes se va a incrementar”

¿HAY QUE PONER SEMÁFOROS EN LA RUTA 22?

Por Alejandro Correa* 

El análisis sobre la instalación de semáforos en la Ruta 22 debe empezar recordando que se trata de una ruta nacional.

Hay que observar el tema con visión estratégica y ver por qué se está construyendo una autopista. Esto tiene que ver con Vaca Muerta y la necesidad de sacar su producción por Bahía Blanca. Que nos pase la autopista por el medio debería ser tomado como algo muy positivo, porque se van a abrir miles de posibilidades para los roquenses.

Si está planteado una inversión gigantesca, es porque hay un plan muy grande detrás. En los próximos 10 años se triplicará el flujo de camiones que pasan por esta zona. En consecuencia, poner semáforos va en contra de todo ese progreso.

Si tenés camiones frenando, acelerando, saliendo, hay mucha más contaminación visual, sonora y ambiental.

Pensando lo que ocurrirá a la tarde, en el horario de flujo vehicular constante, podemos imaginar que habrá un kilómetro de cola esperando en los semáforos.

También hay que imaginar a la gente que esté esperando para ingresar a la ciudad. Como mínimo van a tener que estar esperando entre siete o diez minutos para pasar.

Todo esto sin contar la cantidad de accidentes que se van a generar. Porque alguien que viene a 110 km/h ¿va a frenar?

En Neuquén está contabilizado que por cada semáforo que cambia de verde a rojo, dos autos pasan en rojo.

Entonces, el riesgo de accidentes se va a incrementar, porque un camión que viene a 100 km/h no llega a frenar por el cambio de semáforo, cruza.

Además hay que mirar lo que pasa en la ciudad para desconfiar de esa alternativa de solución. En la calle San Juan y Brasil el semáforo está intermitente hace siete meses. Y ya vi por lo menos cinco accidentes en ese lugar. ¿Por qué en la ruta va a ser distinto Si es intermitente, ¿quién pasa? Los riesgos van a ser mayores.

No hay que olvidar tampoco que instalando semáforos vamos a ingresar a un litigio mayor con Vialidad Nacional, porque los semáforos no están permitidos en ruta nacional. Por eso pareciera que se quiere llegar a una pelea y no a una solución.

Ya tenemos los casos emblemáticos: Neuquén y Regina. Y son nefastos. Es poner un parche muy pequeño, y encima un parche que ya está tiene agujeros por todos lados.

En consecuencia, hay que acelerar la búsqueda de una solución de fondo. El plan mayor y que va a generar muchos beneficios para la ciudad es el de una autopista.

Negarse es negarse al progreso. Poner semáforos no tiene lógica y será generar un embudo a la ciudad.

La gente nunca va a pasar segura, los camiones tardarán 20 minutos para cruzar la ciudad, son todas cosas negativas.

El proyecto de Vialidad puede disgustar desde lo estético, pero genera más seguridad. La gente de la ciudad pasaría por abajo sin ningún tipo de riesgo, los camiones que no tienen nada que hacer en la ciudad dejarían atrás la ciudad en dos minutos, y la gente que quiere parar por servicios entraría por los ingresos seguros.

Quienes brindan servicios en Roca tendrían que aggiornarse y trabajar junto al municipio para crear las condiciones necesarias para posicionar a la ciudad como punto estratégico donde quedarse. Hay que trabajar con mirada crítica pero constructiva.

Ver nota relacionada: «No quiero rezar más cada vez que cruzo» por Fernando Merino

*Propietario de un hotel cercano al acceso por calle Mendoza

Comentarios