Editorial: nadie se acuerda de las ideas de Gatti

El inicio del ciclo lectivo tendrá mucho de formal y poco de normal. La Unter no quiere el 15% de aumento en cuatro cómodas cuotas que propuso el gobierno esta semana y el lunes se repetirá la foto de la vuelta a clases con aulas vacías.

En Roca el escenario tiene ingredientes que hacen leudar el conflicto. El mantenimiento de los edificios empezó con la modorra de cada año y la llegada a marzo se da con obreros trabajando a contrarreloj para dejar las escuelas en condiciones mínimas de funcionamiento.

Pero en algunos casos no habrá velocidad posible. Las refacciones todavía están lejos del 100% y los chicos no podrán volver ni siquiera superado el paro docente.

El caso emblemático: la escuela 317. Los padres reclamaron durante todo el año pasado y hasta bloquearon el acceso a la primaria de las 250 Viviendas. Los llenaron de promesas, pero la respuesta concreta llegó recién en diciembre, con una obra que debía terminarse el 5 de febrero pero que aún está en veremos.

Demoras para discutir salarios. Demoras para realizar el mantenimiento y las refacciones necesarias. La improvisación en su máxima dimensión.

Lo que nadie parece recordar es que en Río Negro existe una norma que marca de principio a fin el camino para evitar que el inicio de clases se frustre por las tardías paritarias entre el gobierno y la Unter.

Se trata de la Ley 4.469, aprobada el 26 de noviembre del 2009, publicada en el Boletín Oficial el 21 de diciembre y con una vigencia inalterable desde el 29 de diciembre de ese mismo año.

En una provincia con un umbral de respeto a las leyes más alto, alguien ya hubiese iniciado una acción para determinar por qué no se cumple con la obligación que tienen la Unter y Educación de discutir los salarios antes de que se sancione la ley de Presupuesto de cada año.

La ley también prevé la creación de un régimen de comisión especial de paritaria salarial para el sector docente y establece que la reunión formal entre las partes debe ser convocada por la Secretaría de Estado de Trabajo para el 20 de octubre de cada año.

¿Qué más dice la ley? Cumplido el plazo de 40 días desde la primera convocatoria, si hay acuerdo automáticamente se homologará y, caso contrario, se procederá a solicitar el laudo arbitral del Ministerio de Trabajo de la Nación, adjuntando a la solicitud todas las pruebas y documentación presentadas por las partes. De no mediar acuerdo salarial en la instancia provincial, se convocará al laudo arbitral nacional para que antes del inicio de las actividades de cada rubro estén garantizadas las mismas.

¿Quién fue el autor de esa ley? Fabián Gatti. Sí, el mismo dirigente propuesto por el gobernador Weretilneck para diputado nacional el año pasado. Y el mismo al que Weretilneck bajó después de las PASO. Por lo visto, las ideas de Gatti pasan rápidamente al olvido para el gobierno provincial.

Comentarios