Vecinos solidarios: “Nadie a dormir sin comer”

Otro grupo de ayuda, numeroso por cierto, en tiempos de aislamiento por el coronavirus, armaron un grupo de Whats App para juntar donaciones y así colaborar con la emergencia alimenticia que viven miles de vecinos de la ciudad.

A través de distintos comedores y merenderos barriales, los alimentos y artículos de higiene se van repartiendo junto con colchones y mantas, según las necesidades que vayan surgiendo.

Uno de los impulsores de la campaña es el cirujano pediátrico, Pablo Pomar, que junto a su esposa coordinaron esta gran iniciativa.

Él, cuando comenzó la pandemia y la crisis se empezó a ver complicada, arrancó a orquestar el grupo a través de sus contactos telefónicos.

“Agarré la agenda del teléfono y los metí a todos en un grupo. Les propuse que nos fuéramos turnando para donar lo que pudiéramos y contactando con quienes necesitaran para acercarles un plato de comida”, explicó Pomar en diálogo con La Comuna.

Y agregó, “De golpe empezaron a llegar pedidos de ayuda de gente que no tenía para comer”.

La odontóloga Valeria Maida, otra integrante de la campaña, comentó que se trata de un grupo de vecinos que no están unidos ni por la política, ni por la religión, sino que “es un sistema comunitario que permite que se logren las mejores cosas” y que “lo lindo es que cada uno va sumando más gente para ayudar”.

Además, agregó que “es un trabajo en red ya que los distintos integrantes cumplen diferentes funciones de acuerdo a lo que esté a su alcance”.

“La idea es llevar ayuda en esta situación de emergencia a la gente que está necesitada más de lo habitual”, remarcó Pomar ante la creciente imposibilidad de llevar un plato de comida a la mesa de quienes trabajan el día a día y hacen changas para vivir.

«Es un sistema comunitario que permite que se logren las mejores cosas, y cada uno va sumando gente”.

Valeria Maida, odontóloga.

Desde que comenzaron con la campaña pudieron asistir a más de 150 familias, y en los 20 días que lleva la colecta, se sumaron entre 10 y 15 familias más. Actualmente, asisten a los comedores y merenderos El Maitén, Los Mirlos, El Refugio, El Chavito (leer recuadro), 15 familias de B° Nuevo y Quinta 25 y grupo Mujeres por la comunidad de B° Nuevo.

Pomar resaltó la solidaridad de los vecinos que se sumaron para colaborar con la gente que más lo necesita.

Y también, indicó que esta situación de emergencia es un punto crucial para poder observar las necesidades de la ciudad, en este momento y a futuro. Agregó que “los gobiernos están desbordados y que es necesario contar con una institución que pueda tener un panorama amplio de cómo resolver estas demandas”.

“La idea es ayudar en esta situación actual de emergencia a la gente que necesita más de lo habitual”.

Pablo Pomar, médico .

El grupo solidario se organizan en cuadrillas diarias entre para hacer compras y dejar los alimentos en la sede de La Rural. Allí todos los días juntan lo que cada persona pudo recolectar entre sus conocidos y lo van repartiendo a familias, merenderos y comedores que avisan las necesidades que surgen.

Debido a que en el grupo participan profesionales de la salud, Valeria comentó que a medida que se van comunicando con la gente intentan resolver las diferentes necesidades que se presentan. Tal es el caso de una joven embarazada a la cual están asistiendo con hierro.

“Ya que en la actualidad los visitadores médicos no están trabajando, hay mucha medicación que no se está consiguiendo, pero estamos haciendo lo posible para poder solventarlo”, comentó la odontóloga.

También colaboran con pañales para adultos, medicamentos, entre otros.

Del grupo no sólo participan vecinos particulares, sino que también productores, trabajadores de la industria alimenticia y comerciantes pusieron a disposición sus recursos para intentar asegurarse que la mayor cantidad de pobladores tengan un plato de comida.

Porque al fin y al cabo, la motivación principal de esta cadena es que nadie vaya a dormir sin comer.

Quienes deseen colaborar con alimentos, artículos de higiene general y personal como lavandina, jabón, alcohol en gel, y ropa de abrigo, frazadas, pueden acercar sus donaciones de lunes a viernes de 10 a 12 hs a La Sede de la Rural, ubicada en San Martín 1564 o en los Consultorios Belgrano, en calle Belgrano 1255.

Máscaras en viaje

El viernes pasado la Universidad Nacional de Río Negro puso en marcha el ensamblado de las primeras 200 máscaras de protección facial diseñado por los profesores Matías Martínez (Director de la carrera de Diseño Industrial) y el diseñador Santiago Montero.

Las primeras de ellas fueron donadas al coordinador del Comité de Crisis de General Roca. El resto de la producción será entregada por la UNRN en función de los datos relevados y las solicitudes recibidas.

El protector facial -cuyo prototipo demandó diversas fases de diseño en las que intervinieron los profesionales de la salud pública de Neuquén y Río Negro – fue aprobado como modelo de impresión de vincha de protección facial (EPP – elemento de protección personal-) y validado por las autoridades sanitarias de ambas provincias. Se trata de un insumo de uso exclusivo del sistema sanitario.

La producción de este insumo se lleva adelante con una red de fabricantes que cuenta con 176 voluntarios y 342 impresoras 3D, quienes han puesto a disposición su equipos. Bajo la conducción técnica de la Universidad Nacional de Río Negro participan Escuelas Técnicas de Río Negro.

Básquet solidario

El deporte dijo presente en la cruzada solidaria: a través del @campuscorsfalcon (instagram) se donó una impresora 3D para la fabricación de máscaras en Roca.

Comentarios