Una escuela popular para enseñar y contener en las 500

El salón comunitario de las 500 viviendas volvió a reunir niños y niñas del barrio. Desde abril, se comenzaron a dictar clases de apoyo para nivel primario y secundario. Integrantes de la juventud peronista descamisada formaron la “Escuela Popular Carlos Fuentealba”, con el apoyo de los vecinos.
Hace tiempo que el espacio no tiene actividades para los más pequeños. La escuelita está pensada como un espacio de educación popular para chicos y chicas, pero además buscan crear un lugar de contención ya que muchos tienen problemas familiares y alimenticios.

En primera instancia comenzaron con las clases de apoyo para primaria y secundaria, y luego sumaron clases de inglés. “Tenemos la idea de hacer talleres y que se conforme un espacio de educación en donde haya una integración de muchas áreas de contención”, expresó Emanuel Gimenez, uno de los que integra el equipo de trabajo.

El grupo se conforma por diez personas, la mayoría son estudiantes de la Facultad de Derecho y Ciencias Sociales y de la Facultad de Lenguas. La elección de la zona se relacionó con las necesidades que tiene el barrio, y además con la cercanía y comodidad para ellos y ellas.

A clases asisten alrededor de 30 estudiantes, y también “estamos invitando a los padres y a las madres a participar de las clases para ayudarnos, porque a veces no damos a basto”, contó Emanuel.

Los y las que están ejerciendo de docentes aseguraron que el salón del centro comunitario está en buenas condiciones y que cuentan con cocina para servirle la merienda a sus estudiantes. “Es un espacio que hay que aprovechar”, aseguró el joven.

“La realidad está difícil para cualquier argentino, nos parece que este espacio es el más productivo”, expresó Jimena Haro. Ambos creen necesario que estudiantes de las Facultades se involucren en causas como éstas, ya que “si nos estamos formando como profesionales está bueno tener el contacto con la realidad e ir pensando otras maneras de transformarla”, comentó Jimena.

Algunos vecinos del barrio también colaboran con la escuela, que funciona los miércoles de 18 a 20 horas. El objetivo que el grupo tiene es que el espacio que se está creando quede en el tiempo y que se sumen más actividades, no sólo académicas sino también actividades culturales. “Creemos que lo más importante de este espacio es la contención social de los nenes y las nenas”, indicó Emanuel.

El centro comunitario del barrio está a cargo la comisión vecinal, quién recibió con emoción a la Escuela Popular y les brindó el apoyo necesario. Hay familias que se suman a las actividades y se comprometen con sus hijos, “porque hacen falta actividades para que los nenes puedan dispersarse y comer algo, porque sabemos que la necesidad y la realidad es dificil”, expresó Jimena.

El equipo de trabajo se financia con un fondo propio, en donde cada uno aporta lo que está a su alcance y además realizan actividades solidarias para recaudar fondos.

Estudiantes, independientes, familias, vecinos que quieran formar un espacio con talleres, actividades culturales o clases específicas están invitadas a participar. Además las que quieran aportar con alimento para las meriendas lo pueden hacer con pan, harina, dulce y té. Se pueden comunicar a través de la página de facebook de la escuela, “Escuela Popular Carlos Fuentealba – 500 viviendas”.

Fotos: Hebe Rajneri

Comentarios