Un poco de paz: la CTA devolvió las llaves de Desarrollo Social

Las agrupaciones de la CTA Autónoma que mantenían tomadas desde ayer la sede de Desarrollo Social de la Nación finalmente liberaron las oficinas esta tarde.

La información fue confirmada por funcionarios del organismo nacional, que recuperaron las llaves del inmueble luego de un acuerdo firmado con los representantes legales de la central sindical y obrera ante la Justicia Federal.

La salida de los dirigentes y militantes de la Organización de Desocupados en Lucha y del Movimiento de Acción Popular se produjo luego de una jornada de extrema tensión, por la posibilidad de un desalojo por la fuerza de las instalaciones ubicadas en calle Alsina, casi avenida Roca.

Alrededor de las 9.30 empezaron a llegar efectivos de la Policía Federal a las inmediaciones de la delegación, una situación que alteró los ánimos de los manifestantes.

Con ese marco, se registraron duros cruces verbales entre los referentes de la CTA y los responsables del operativo, que desde un principio informaron que no tenían una orden de desalojo específica.

Esa explicación no fue suficiente para los manifestantes, quienes acusaron a los integrantes de la fuerza de seguridad de montar una escena de “provocación” para justificar luego una acción represiva.

En medio de esas discusiones, el titular de Odel, Miguel Báez, le arrojó una botella con aceite a un subcomisario de la Policía Federal.

Báez había sido denunciado el miércoles por la titular de Desarrollo Social de la Nación en la zona, Miriam Saigg. “Si no te vas, te limpio”, fue la frase que le dijo el dirigente de la CTA a la funcionaria, según la presentación ante la Justicia.

Los grupos de la CTA también montaron el miércoles un piquete frente a la casa de la funcionaria, que hoy permanecía con custodia policial.

Comentarios