Un mes sin Dylan y Alfredo: el después del trágico incendio

El 22 de noviembre fue el día en que hubo una explosión provocada por un cortocircuito sacudió una casa en el barrio Fiske Menuco. A 30 días del incendio, la cadena solidaria que se desplegó en toda la ciudad, continúa hacia otros barrios. A pesar del dolor, Elías y Claudia ayudan a otras familias.

“Fue tanta la ayuda que recibimos que ahora estamos ayudando a otras familias”. Así lo asegura Claudia Montecino, la mamá que perdió a dos de sus hijos y su pequeña casa por un incendio hace exactamente un mes.

Claudia se protege del sol, bajo un gran sauce que hay en el patio de la casa prestada por un vecino, cuando quedaron sin nada. Sobre una mesa tiene montañas de ropa que va seleccionando y coloca en bolsas para entregar a otros vecinos del barrio o de otros sectores.

“Ahora mi marido se fue en el auto a llevar un colchón a una familia de barrio Nuevo. Creo que por un largo tiempo no vamos a tener que ir a las ferias. Antes íbamos con mis hijos a la feria de la calle Maipú, donde buscábamos ropita para ellos. Ahora ellos ya no están y toda la ayuda que nos enviaron en ropa, la estamos entregando a otros chicos”, dice la mujer con lágrimas en los ojos.

Claudia no se cansa de agradecer a todos los que aún se acercan a darle una palabra de aliento, a preguntar cómo están o llevar alguna ayuda. “La sociedad ha sido muy solidaria con nosotros, pero quiero destacar el apoyo de mis vecinos. Ellos están pendientes de nosotros. Nunca pensé que sería tanto el afecto de vecinos, de la escuela, del Ceci, donde iban mis hijos o del vecino que prestó su casita para que estuviéramos acá y que nunca nos pidió nada a cambio”, destaca Claudia.

Su hija Andrea Marisol, que se salvó del incendio por estar en la escuela, se fue de vacaciones con familiares a Bariloche. “Es mejor que se distraiga paseando. Ella siempre andaba con sus hermanitos”, recuerda.

Respecto a su marido, Elías, asegura que “anda mejor” y que “los momentos de llanto desconsolado van mermando” y que la fortaleza para superar el día a día se las da Dios. “Mi hermano es pastor en Allen y los domingos vamos a buscar el consuelo de la palabra. Mis hijos ya no están y eso es algo que duele todos los días, pero no podemos dejarnos caer porque tenemos a Andrea que nos necesita”, afirma.

El 22 de noviembre en horas de la mañana se produjo el incendio en la pequeña casa de calle Suiza al 751. Según Claudia, el fiscal de la causa les informó que ese incendio se produjo por un cortocircuito en la instalación eléctrica, que se sumó a una pérdida de gas en la cocina que hizo explotar el horno.

Ayudar a los demás nos mantiene la mente ocupada, a pesar del dolor que está presente todos los días”

Hoy en el lugar se levanta una casa que construye la cooperativa “Abril” con fondos provinciales. Los obreros colocan por estos días el machimbre y estará techado en esta semana. El tiempo de construcción estimativa es de tres meses. La nueva casa tendrá dos habitaciones, cocina comedor, baño y lavadero, además de una correcta instalación eléctrica.

Comentarios