Un diagnóstico de covid cada 48 horas, a través de una aplicación digital

Siete equipos. Más de 100 personas. Unas 20.000 horas hombre. Y la primera versión del producto antes de que se cumpliera un mes desde el pedido del gobierno nacional. Esos datos son los que no aparecen cuando se descarga la aplicación Cuidar, pero que la industria del software busca resaltar porque aseguran que se trata del primer gran paso de los muchos que deberemos dar de la mano de la tecnología en la “nueva vida” que nos impondrá el covid-19.

Más de 2 millones de argentinos ya tienen la app en sus teléfonos. La plataforma está disponible desde el 27 de abril, pero las descargas se potenciaron durante la última semana, después de que el presidente Alberto Fernández la mencionara en su conferencia del viernes 8.

El impulso oficial también amplificó la polémica sobre la seguridad de los datos de cada usuario.

Los desarrolladores no escapan a ese debate (ver aparte), pero creen que debe priorizarse la mirada desde la perspectiva de una ciudadanía responsable y de un gobierno que se concentrará en el uso de la información para optimizar los recursos, haciendo los test más costosos a quienes realmente lo necesitan y cubriendo el resto de la demanda con este soporte tecnológico.

“El fin último es que se pueda hacer una cuarentena más específica y no tan generalizada”, explica Sergio Candelo, presidente de CESSI, la Cámara de la Industria Argentina del Software.

Los objetivos de la aplicación son tres:

  • Proveer de un mecanismo de autodiagnóstico simple y completo, que sirva para que el ciudadano pueda identificar claramente si tiene síntomas compatibles con el Covid-19.
  • Permitir a los centros de salud, gobierno e instituciones sanitarias nacionales y regionales de un sistema centralizado y digital de seguimiento de la enfermedad, desde el momento de la identificación de síntomas compatibles hasta la recuperación del individuo.
  • Facilitar la circulación de personas durante esta cuarentena de manera organizada para la población, integrando los permisos emitidos por el gobierno nacional en la misma herramienta, a efectos de simplificar el diálogo entre el ciudadano y el estado nacional relacionado con la enfermedad en una única plataforma.

Esfuerzo público-privado

La plataforma es un desarrollo que se llevó adelante desde Jefatura de Gabinete junto a la Cámara de la Industria Argentina del Software, ARSAT, el Conicet y la Fundación Sadosky, entre otras entidades.

El trabajo fue a alta velocidad y el sector privado lo hizo ad honorem, poniendo a disposición recursos humanos y materiales.

“El pedido de la Secretaría de Innovación llegó un viernes a la noche y el sábado a la mañana ya estaban reunidas ocho empresas para trabajar en el desarrollo. Lo más destacable es que se demostró que en Argentina hay empresas de tecnología a nivel mundial, que pudieron construir esto en tiempo récord”, dice Candelo durante una entrevista con RÍO NEGRO.

Para el titular de CESSI, haber dado esta muestra es significativo “porque la tecnología nos puede ayudar mucho en el día a día y en Argentina hay empresas capacitadas para desarrollar respuestas en un primer nivel”.

“El paso siguiente es usar esta muy buena tecnología para armar todo lo que haga falta para que la nueva vida fluya. Los turnos para salir, los permisos para circular, los horarios de atención, no hacer cola en un local, tomarse un colectivo sabiendo de antemano que tiene asientos disponibles. Todas estas necesidades que genera el coronavirus pueden encontrar respuestas en la industria tecnológica”, asegura Candelo.

Claro que para eso también es necesario que el sector crezca, generar vocación en los jóvenes para que estudien carreras del rubro y después vuelquen su potencial en emprendimientos de informática y software.

“El salario de la industria está un 40% arriba del salario promedio de la Argentina”, describe el directivo como carta de presentación.

Actualmente en el país hay 110.000 puestos de trabajo y la proyección es que en 2030 sean 500.000.

“Es una industria que genera inclusión social, cambios en la calidad de vida, trabajo en blanco. Hay que potenciarla”, puntualiza Candelo.

La tecnología nos puede ayudar mucho en el día a día y en Argentina hay empresas capacitadas para desarrollar respuestas en un primer nivel.

Sergio Candelo, presidente de la Cámara de la Industria Argentina del Software.

Seguridad, eje de polémicas

El costado más polémico de la iniciativa tiene que ver con la seguridad de los datos que cada usuario proporciona.

Durante los últimos días hubo cuestionamientos de especialistas en informática, quienes aseguran que la aplicación usa un protocolo de transferencia de datos antiguo, que podría ser vulnerado.

Por otra parte, desde la oposición política alertaron que el gobierno puede utilizar la información surgida de la aplicación para controlar los movimientos de una persona.

Ante eso, el presidente de la CESSI destacó que “la aplicación es como cualquier otra, que pregunta si querés tener activa la geolocalización”, por lo tanto “suministrar esos datos queda a criterio del usuario”.

Desde la entidad remarcaron que sólo existen dos momentos puntuales en los que la aplicación utiliza geolocalización:

a. Durante el primer ingreso, la aplicación solicitará los datos de nuestra dirección. En este proceso además se preguntará si se permite la geolocalización. Si esta función es activada, enviará al servidor las coordenadas de la posición por única vez para referir al Centro Regional que le corresponde al ciudadano de acuerdo a su ubicación y solo en caso de tener indicios de infección. De no optar por tener la geolocalización activada, el sistema determinará el centro de atención correspondiente en función de la provincia del domicilio declarado.

b. La segunda instancia donde la aplicación utiliza la ubicación sucede si la persona resulta confirmada como caso positivo de covid-19 luego de haberse realizado el testeo de laboratorio. En ese momento, y sólo si el usuario acepta habilitar la geolocalización, entonces la aplicación trackeará a la persona enviando cada 15 minutos su ubicación, para confirmar que sigue en autoaislamiento.

El debate llevó al gobierno nacional a anunciar la semana pasada que habrá modificaciones en la aplicación, para reforzar la seguridad de los datos personales.

Los cambios más importantes serán dos: se eliminará la información recolectada una vez que termine la emergencia sanitaria y también se instalarán más restricciones al uso de la geolocalización.

Advertencias de una roquense

En ese sentido, el equipo técnico de ciberseguridad y políticas de datos de Juntos por el Cambio, conformado por la roquense Samanta Maida, por Alberto Crovara y Juan Ignacio Belbis, y la diputada nacional Karina Banfi, se reunió días atrás con la secretaria de Innovación Pública, Micaela Sánchez Malcolm, para acercarle varias inquietudes y objeciones respecto a la aplicación.

Según los expertos de la oposición, hasta el momento no habían sido “lo suficientemente claras las respuestas respecto de los protocolos de seguridad establecidos para el resguardo de los datos, algunos de ellos reconocidos como sensibles por la propia autoridad competente en el tema (AAIP)”.

Después de eso, Malcom informó en su cuenta de Twitter que “lanzamos una mesa de ayuda y una página sobre qué es, cómo funciona y para qué sirve Cuidar. También tiene información sobre futuras versiones y mejoras de la app en proceso”.

Los pasos en casa

La aplicación apela al deber del ciudadano de autodiagnosticarse cada 48 horas proporcionando información sobre su estado de salud.

Al realizarse la autoevaluación (Triage), el usuario deberá contestar una serie de preguntas para verificar si tiene síntomas compatibles con coronavirus.

En caso de tener síntomas compatibles, la aplicación le solicita al ciudadano autoaislarse mientras se confirma su diagnóstico. A su vez, provee un medio de comunicación con el correspondiente COEP (Centro Operativo de Emergencia Provincial).

En cualquier caso, la determinación fehaciente de que una persona está contagiada con el virus se sigue realizando a través de los métodos de testeo ya conocidos de PCR, que pueden monitorearse también con el sistema.

Tipos de circulación

Luego de responder el cuestionario y de contar o no con un Certificado Único Habilitante para Circulación (CUHC), existen tres escenarios posibles:

Circulación permitida: permite circular a quienes posean permiso para ir a trabajar, a cuidar familiares o para realizar alguna de las actividades habilitadas por el gobierno. Cabe señalar nuevamente, que la habilitación para circular no la da la aplicación, sino la combinación del resultado del triage con el CUHC. Contar con este último es condición indispensable para poder circular.

Circulación limitada: esta credencial permite que el ciudadano que no ha gestionado su permiso pueda hacer compras en comercios cercanos. El usuario no está habilitado para utilizar medios de transporte.

Aislamiento: esta credencial informa que el ciudadano debe permanecer en su casa en un estado de aislamiento preventivo hasta que el organismo de salud competente así lo determine.