Tiene VIH y cáncer, y no logra que Ipross le entregue los calmantes

No es la primera vez que Luis tiene que recurrir a los medios de comunicación para lograr acceder a algún tipo de medicación vinculada a sus dos patologías. Esta vez, el vecino de 52 años, pidió a la obra social Ipross que le entregue las drogas para reducir el dolor que le provoca estas dos graves patologías que padece.

Si bien aclaró que esta vez el problema no tiene que ver con el esquema de drogas que está relacionado al HIV o al cáncer, aseguró que desde «el famoso reempadronamiento» no logra que la obra social autorice la entrega de calmantes para apaciguar el dolor y las consecuencias que le provocan.

«No es fácil tener que salir a los medios de comunicación a pedir los calmantes, y con estas enfermedades. Desde hace 22 años que tengo HIV y 10 que soy paciente oncológico», dijo este vecino, quien aseguró que ya recurrió a la Justicia y al Defensor del Pueblo para agilizar el trámite, además de las innumerables gestiones que realizó ante las autoridades de la obra social.

Luis detalló que con su pensión de 22 mil pesos le resulta muy difícil afrontar esta batería de calmantes porque además con ese dinero debe sobrevivir en medio de la situación económica que atraviesa.

Aclaró que la respuesta de Ipross fue que están a «un click» de completar el trámite. «Lo cierto es que yo sigo esperando mis medicamentos; voy a la farmacia y me dicen que no los tengo autorizados. Los dolores y las consecuencias de estas enfermedades son tremendas», detalló este afiliado, quien pidió una respuesta urgente por parte de la obra social.

Comentarios