Teté Coustarot llevó regalos a un merendero de Roca

Teté Coustarot, la conductora y modelo roquense de reconocida trayectoria en todo el país, siempre está atenta a lo que pasa en Río Negro y en especial en la localidad que la vio nacer y desarrollarse y por eso dio una muestra más de su vocación solidaria.

En la última edición del periódico “La Comuna”, se publicó la historia de dos mujeres, madre e hija, que tuvieron infancias muy duras, con muchas carencias, a tal punto que debían esperar a comer cuando se repartían alimentos en el centro comunitario de J. J. Gómez.

Esta vivencia hizo que hace cuatro años decidieran armar un merendero, al ver que muchos chicos, que asistían a los partidos de fútbol, no siempre habían almorzado lo suficiente.

Luego de publicada la historia, se comunicó con Leonor, Stella Maris Coustarot, más conocida por su seudónimo de “Teté”, ex reina de la fiesta de la manzana, periodista, modelo y conductora de radio y televisión.

“No lo podía creer cuando me llamó. Me dijo que había visto el número de teléfono que se publicó en el diario y dijo que quería ayudarnos. Es una gran alegría para nosotros”, manifestó la cocinera del comedor y merendero “corazones”.

“Tete” es además la cara visible de la distribuidora de energía Edersa y en el marco de esa función se acercó hasta el barrio Alta Barda, donde conoció a toda la familia de Claudia y Leonor.

“Es increíble lo que haces, vos ya te ganaste el cielo”, manifestó la conductora a Leonor, al tiempo que compartió con los chicos del barrio un momento muy agradable.

“La distribuidora Edersa impulsa un importante programa de responsabilidad social y empresaria que tiene como objetivo colaborar con instituciones civiles sin fines de lucro que estén profundamente conectadas con realidades sociales complejas. Buscamos, por sobre todas las cosas, prestar una mano a entidades que trabajan de manera desinteresada por el crecimiento y el desarrollo de los niños”, indicaron desde Edersa.

Además de visitar el comedor, “Teté” entregó un freezer y varios kilos de verduras frescas, que se sumó a otras donaciones realizadas por vecinos que acercaron alimentos no perecederos.

Hay que recordar que una de las necesidades que tiene el merendero es material para terminar el techo de un salón, lo que permitirá en un futuro que los chicos y abuelos que retiran comida, puedan almorzar directamente en el comedor.

Actualmente se entregan viandas, dos veces a la semana y la merienda, durante tres veces a la semana. Los interesados se pueden contactar por Facebook en “merendero corazones”.

Comentarios