Polémica en La Rivera por el ancho de la calle que conduce al río

La obra de la calle Julio Armada, en el barrio La Rivera, genera contrapuntos entre los vecinos y la municipalidad, en la previa de la temporada con mayor circulación.

“Es más angosta”, aseguran los vecinos. “Es igual que antes”, responde el municipio. Los vecinos aseguran que sí. El municipio dice que no. A medida que avanzan las obras, la pavimentación de la calle genera polémica.

Durante la semana pasada, pobladores del sector se comunicaron con este medio para hacer conocer su disconformidad con los trabajos que se realizan en la principal vía de comunicación para llegar al balneario Apycar y a la zona del parador de la Isla 32.

“En verano vamos a tener muchos problemas. Esto se va a transformar en una autopista y con el ancho que están dejando, vamos a tener choques todos los días”, reprochó una mujer que vive cerca del puente de ingreso al barrio.

“Ni hablar cuando pasa el colectivo. Imposible la circulación en doble mano. Y mucho menos si hay un auto estacionado”, agregó otra vecina.

El proyecto para la construcción del pavimento y cordón cuneta en este sector del sur roquense viene con problemas desde hace tiempo.

Primero fue la incertidumbre de los vecinos, porque se pavimentaron los pocos metros que separan el asfalto preexistente de la calle Primeros Pobladores y el puente de acceso al barrio y las máquinas desaparecieron de la escena por varias semanas.

La imagen sin el cordón cuneta, tomada del Google Maps.

Sin información en los carteles para poder orientarse, las familias luego vieron la colocación de estacas en los márgenes y en la parte central de la calle Julio Armada -desde el puente hasta el predio de Empleados de Comercio- pero después de eso otra vez se interrumpieron los trabajos.

La imagen de la semana pasada, con el cordón pegado al poste de luz.

Y en los últimos días por fin empezaron con la ejecución del cordón cuneta, pero allí aparecieron las dudas y las quejas sobre el ancho de la calle y de las veredas.

Ante esa situación, expuesta también en el programa radial “Vos a Diario” (FM 100.9) el intendente Martín Soria se comunicó con este medio para asegurar que la calle Julio Armada tendrá el mismo ancho que antes para el sector de circulación vehicular y advertir que es imposible ampliarla hacia los costados.

“La única manera de ensancharla es tirando las casas. Nosotros sólo la vamos a asfaltar, pero el ancho seguirá igual a como estaba. De hecho, pedimos que construyeran el cordón cuneta distinto a los demás, justamente para que los autos puedan estacionar sobre la vereda, como se hacía antes”, explicó Soria.

Según el mandatario esta es la única forma de mantener la doble mano de la calle que conduce a los clubes deportivos, el balneario municipal y la zona de costa del río Negro.

Consultado sobre reductores de velocidad, informó que “se construirán badenes en cada esquina, lo que permitirá desagotar las calles los días de lluvia e impedir que los autos circulen a gran velocidad”, indicó.

Soria aportó documentación e imágenes para demostrar que no habrá reducción de espacios en la calzada y también planteó las limitaciones del municipio ante las calles de esa zona, recordando que La Rivera comenzó siendo una toma y luego fue reconocido como barrio. “Es un sector donde no hubo planificación. Hay zonas donde el ancho de la calle es de 8 metros y en otros de 6,50”, graficó.

  • 6,50 metros tiene de ancho la calle entre la curva y el predio del CEC. Entre el puente y la curva tiene 8 metros.

Comentarios