Se estima que un 30% de los comercios no va a llegar al final de la cuarentena

La pandemia del coronavirus significó un cambio drástico en la vida cotidiana y las relaciones comerciales. En esta nueva etapa que se presenta, los comerciantes buscan sobrevivir a la crisis provocada en parte por la paralización y también por los nuevos hábitos de consumo.

Hoy se observan filas en las veredas, barbijos, higiene frecuente de manos, distancia social, delivery, entregas en puerta y locales con pocos o un cliente a la vez y horarios reducidos, son parte del menú elegido para equilibrar aislamiento y economía.

Luego de 60 días, algunos comercios lograron abrir sus puertas. Un escenario que comienza a ser habitual y que en poco tiempo tendrá su impacto en lo económico.

Ver más: Lo mejor y lo peor de Roca, en la primera semana de “reapertura progresiva”

No resulta extraño imaginar una situación diferente en los próximos meses. De acuerdo a las estimaciones, entre un 20 y 30 por ciento de los locales no llegará con sus puertas abiertas al final de la cuarentena.

La venta a través de los canales digitales fue una de las opciones y se extendió por el aislamiento, pero no parece haber dado el resultado esperado. La etapa de flexibilización permitió la habilitación de modalidades como el retiro en puerta (take away) y el deilvery, pero de acuerdo a las estimaciones de las cámaras hay un 30% de comercios que siguen sin generar ingresos.

Los rubros donde se genera aglomeración de personas todavía no tienen una fecha tentativa de reapertura y no hay certeza de cuando podrán hacerlo.

Foto: Juan Thomes

Los pubs, restaurantes, hotelería, turismo, salones de fiestas, peloteros y otras actividades tradicionales como teatros o cines, están en la búsqueda de alternativas para volver a funcionar de alguna manera y que el gobierno les brinde una habilitación para poder hacerla con ciertas restricciones sanitarias.

En este sentido los protocolos no se pueden dejar de lado. Las medidas preventivas son obligatorias en los comercios. La utilización de guantes, barbijos, máscaras y alcohol en gel tienen un costo para el comerciante, que rondan los 14.500 pesos al mes, dependiendo de las dimensiones y la cantidad de empleados.

Nota relacionada: Las primeros cierres por la crisis: dos confiterías de Roca bajaron la persiana

El control y la autoridad de aplicación en la ciudad está a cargo del Municipio. Los sindicatos también exigen su aplicación con el fin de preservar a sus afiliados.

En los últimos días, la Cámara de Comercio de Roca elaboró un documento donde describe el panorama del sector comercial en la ciudad.

En el escrito las autoridades de CAIC destacan que “la crisis económica no comenzó con esta cuarentena, sino que el sector está siendo afectado desde antes de estas medidas. Tener negocios cerrados por 60 días significó la estocada final”.

En el mismo sostienen que “los ingresos son nulos o mínimo, casi ínfimos y los costos continúan al 100%. La reapertura, parcial o total, en este contexto de crisis prolongada, sólo agravada por la cuarentena, no es sinónimo de solución para el sector comercial, ya que el poder adquisitivo y disminución de los ingresos de la población en general tienen un efecto directo en la actividad comercial”.

Más info: La venta online crece durante la cuarentena, con buenas estrategias

En uno de sus últimos párrafos destacan que “la mayoría de los comerciantes no sólo no sobrevivirán sino que quedarán gravemente endeudados, afectando sus posibilidades de emprender otras actividades. Todavía hay rubros que no tienen siquiera la posibilidad de abrir sus puertas”, concluye el comunicado de la Cámara de Comercio.

También solicitan rebajas por 90 días de los alquileres a través de un decreto Nacional, suspensión del pago de impuestos hasta el 2021 y ampliar los horarios de apertura de comercios. Piden la colaboración del gobierno para evitar despidos y cierres. El otorgamiento de créditos a tasa cero a pagar a partir del 2021, es otro de los pedidos que llevarán a las autoridades provinciales.

El Concejo aprobó la eximición de tasas para comercios

En la última sesión, el Concejo Deliberante aprobó por unanimidad el proyecto para eximir del pago de tasas a todas las actividades comerciales que no se pudieron desarrollar durante las primeras etapas del aislamiento social, por la pandemia de Covid-19.

La ordenanza aprobada surgió de un proyecto del Poder Ejecutivo municipal, que fue elevado hace unas semanas al Concejo. Cabe recordar que el bloque de Juntos Somos Río Negro presentó en la primera quincena de abril un proyecto para que el Ejecutivo establecería canales de asistencia a comerciantes.

Esta nueva ordenanza impactará en las tasas de marzo y abril, que serán devengadas. Serán los propios comerciantes afectados quienes deberán solicitar en el Municipio la quita del pago, siempre que realicen una actividad económica de las afectadas.

“La recesión económica que vivieron este mes y medio los comerciantes que no han podido trabajar, tiene que ser acompañada con una medida de esta naturaleza”, consideraron los ediles de Juntos.

Estas medidas podrían extenderse durante los meses siguientes por la crisis que padece el sector comercial.

  • 30% es el cálculo de los locales que no llegarán con sus puertas abiertas al final de la cuarentena.
  • El otro impacto económico son los despidos en algunos sectores y la reducción de salario del personal.

Comentarios