Se cansaron de esperar y fueron a la Justicia por desbordes cloacales

Vecinos y comerciantes de Roca presentaron un amparo por los desbordes en calle 9 de Julio. ARSA dice que no es responsable de los perjuicios. Esta mañana habrá una audiencia.

Desde el ámbito provincial prometieron y licitaron las obras, pero la paciencia de un grupo de vecinos roquenses se agotó y decidieron presentar un amparo ante la Justicia.

Por eso este lunes, desde las 11 de la mañana, se realizará una audiencia de conciliación entre los representantes de la empresa ARSA y los frentistas de calle 9 de Julio, entre Don Bosco y Maipú, quienes presentaron una acción de amparo por los desbordes cloacales que tienen en la puerta de sus casas y comercios.

“Por la mañana abrimos la puerta de la imprenta para que ingrese algo de aire al local, pero últimamente no lo podemos hacer más por los olores. Y ahora no es nada, el problema va a ser cuando llegue el calor intenso”, se quejó Mirta Funes desde la Imprenta que tiene al lado de Casa de la Cultura.

Otro vecino dijo estar cansado de los problemas cloacales y la humedad que se genera por las filtraciones. “Ya tuve que cambiar el piso de madera dos veces. No sabemos qué tenemos debajo de nuestras casas, pero vemos cómo el agua servida brota por la línea de la vereda”, dijo Roberto Balmaceda señalando las pequeñas lagunas de agua negra sobre el sector de estacionamiento.

El enojo es mayor para quienes tienen casa de comidas, como la parrilla y la pescadería. “Ya no sé qué hacer. Este problema ya lleva más de un año”, se quejaron desde la pescadería.

La medida judicial presentada hizo que desde ARSA enviaran diez hojas respondiendo a los vecinos. Entre los párrafos más salientes, la empresa niega todas las acusaciones de malos olores, filtraciones, contaminación, etcétera.

“Niego que los vecinos padezcan desde hace un año por el supuesto vertido de aguas servidas derivado de la supuesta saturación del sistema de cloacas en toda la arteria”, dice textualmente el escrito.

También niegan que se haya provocado una “supuesta acumulación permanente y que se haya emanado olores irrespirables, fétidos y humedad constante”.

En otro de los puntos la empresa indica que los amparistas “utilizan frases abstractas, hipotéticas, destinadas a generar alarma y sensación de peligro inminente…”, polemizaron.

“Cuando la empresa habla que ha respondido a la demanda de los vecinos, lo que en realidad hizo fue enviar camiones atmosféricos y conectar un by pass en una de las casas. Esperemos que a la audiencia vaya la gente de ARSA y que esto se solucione de una vez”, manifestó Balmaceda.

Comentarios