Ruta 22: “aplicar así un semáforo pone más en riesgo a los usuarios”

Un especialista en accidentología vial advierte consecuencias negativas por el nuevo sistema aplicado en la Ruta 22.

Catorce días llevan en funcionamiento los semáforos en los principales accesos a Roca por la Ruta 22. En ese breve tiempo ya hubo choques, quejas por las demoras, decenas de “vivos” que buscan atajos para evitar las colas y también muchos mensajes de aprobación porque consideran que hay más seguridad a la hora de cruzar o subir al asfalto.

Dentro de ese universo de opiniones, un especialista local en accidentología lanzó esta semana una advertencia sobre las consecuencias negativas del sistema que implementó el municipio.

“Para la correcta colocación de un semáforo, previamente debe hacer un estudio de campo. Conocer mediante estadística siniestral cuáles son los puntos de conflicto. Y cómo buscar resolverlo. Porque la aplicación del semáforo de esta manera, está generando otro tipo de dificultad y está poniendo más en riesgo a usuarios y peatones”, sostuvo José María Ruiz Díaz, licenciado en Ciencias Criminalísticas y Criminológicas.

Para el perito forense, “hoy sigue siendo una odisea circular por el sector de los accesos y ni hablar si sos peatón”. «Espero que no haya ningún mal conductor de un auto que pretenda adelantarse cuando los chicos están cruzando”, agregó en relación al cruce de San Juan que utilizan habitualmente los alumnos del CEM 150.

Ruiz Díaz destacó que “en primer lugar hay que entender lo que tenemos, que es una ruta que es la columna vertebral de dos provincias, una ruta unicarril”.

“No estamos hablando de una multivía. Y un semáforo en una vía tan compleja, encima con un solo carril por mano, es desvestir un santo para vestir a otro”, aseguró.

Desde el estudio en el que se desempeña decidieron recorrer la zona de los accesos y para analizar la conducta de los usuarios, ratificando que persiste una actitud “violenta”, que hace que algunos circulen por banquina a altas velocidades y por eso ya se hayan registrado incidentes viales.

Ruiz Díaz insta a pensar en “sistemas de seguridad” y advirtió que “si estamos hablando de un semáforo colocado sin un cambio en la estructura vial, estamos generando otro conflicto”.

“La única forma de mejorar esto es cambiando la estructura vial de la zona. No podemos pensar que en Roca pueden funcionar los semáforos, porque se trata de lo mismo que hay en Regina y Neuquén. No son casos comparables, porque ahí tienen multivías”, señaló. Por eso planteó la necesidad de avanzar en dos sentidos para ordenar el tránsito en los accesos.

“Somos malos conductores, somos violentos ante las normas. Por eso se busca toda la opción, legal o ilegal, para hacer un adelantamiento. ¿Cómo se evita? Haciendo una correcta modificación de la estructura vial, para que esa mala conducta no sea posible. Eso se logra con una vía multicarril”, dijo.

“Y si tanto nos preocupan los peatones, que se haga un puente, porque hasta ahora estamos exponiendo igual a los chicos a que crucen por el mismo lugar por donde pasan los camiones”, completó.

Para poder mejorar tenemos que unificar el sistema de seguridad. La vía no tiene que ser de un solo carril. José María Ruiz Díaz, perito accidentológico

Ver más: Buena aceptación y largas filas por los semáforos de Ruta 22

Comentarios