Reclamo unánime para que la Ruta 22 tenga semáforos

El Municipio, Provincia, la Defensoría del Pueblo, clubes… desde distintos sectores suman sus voces para que Vialidad Nacional autorice el tránsito guiado en los accesos a Roca.

Vialidad Nacional escapa desde hace meses a una pregunta importante sobre la Ruta 22. Si no hay acuerdo por el proyecto de autopista ¿por qué no se autoriza la colocación de semáforos en los accesos principales a Roca?

En los últimos días el intendente Martín Soria, envió un nuevo pedido formal para que el organismo nacional autorice al municipio a colocar un sistema de tránsito guiado.

En esa nota, ingresada el 19 de diciembre a la sede Vialidad, el mandatario aclaró dos cosas: primero, que estaba dispuesto a asumir el costo de las obras. Y segundo, que no se trataba de una inquietud exclusiva del gobierno local, sino que estaba respondiendo al pedido de instituciones y otros organismos públicos, que reclaman medidas urgentes para evitar más muertes en los ingresos a la ciudad.

La misiva partió hacia el despacho del administrador general de la DNV, Javier Iguacel, con tres presentaciones adjuntas, realizadas por las autoridades del Deportivo Roca, del Jockey Club y de la delegación local de Educación.

Cabe recordar que la entidad “Naranja” tiene su predio a escasos metros del acceso por calle San Juan, donde también funciona el CEM 150. El cruce constante de alumnos y de sus familias es lo que preocupó a las autoridades, igual que en el Jockey, cuyo predio alberga por estos días una colonia de vacaciones.

Silencio total

El escrito que envió Soria tiene un tono duro y el intendente explicó a “Río Negro” que esa postura responde al malestar con el organismo nacional, que nunca contestó un pedido similar presentado el 19 de julio del 2016.

El mandatario local también le recordó a Iguacel que Vialidad tampoco explicó cómo hizo para empezar a ejecutar una autopista cuando estaba licitada una autovía y lanzó críticas hacia la Justicia por la falta de avances en la causa penal que se abrió luego de una denuncia suya.

“Gracias a los inexplicables y conniventes tiempos judiciales, lamentablemente funcionarios públicos como usted siguen al día de la fecha cometiendo irregularidades generando perjuicios económicos al Estado Nacional”, sostuvo antes de detallar que “mientras escribo la presente los medios de comunicación nacional dan cuenta de su famoso puente ferroviario de 1200 millones de pesos por el que no pueden pasar los trenes”.

“Imperiosa necesidad”

Soria destacó ante el titular de Vialidad “la imperiosa necesidad de habilitar el transito guiado con semaforización sobre la Ruta 22 en su cruce con las arterias secundarias como las que oportunamente éste jefe comunal solicitara, hace un año y medio atrás” y remarcó que esas medidas preventivas “también son requeridas por un sector importante de la comunidad educativa y deportiva de mí ciudad”.
El tramo final de la nota también fue con advertencias hacia el funcionario nacional.

El intendente le dijo a Iguacel que “aguardando la urgente respuesta favorable a la solicitud que lamentablemente ya es reiteración, como corresponde, cumplo en informarle que mientras continuamos a la espera de su contestación, lo hago personalmente y penalmente responsable de cualquier accidente vial que pudiera suceder sobre la traza de la Ruta Nacional 22 y los cruces de las arterias secundarias de nuestra ciudad”.

Mientras esperamos su contestación, lo hago personalmente y penalmente responsable de cualquier accidente. Martín Soria, en su nota al titular de Vialidad Nacional, Javier Iguacel.

De aquella nota conciliadora a las advertencias actuales

En su reclamo de mediados del 2016, el intendente Soria se anticipó a un eventual rechazo de Vialidad Nacional y recordó que la misma Ruta 22 tiene semáforos en otros puntos de la región, como Regina, Neuquén, Plottier y Senillosa.

Se trata de ciudades que -al igual que Roca- tienen a la ruta incorporada a su zona urbana, por lo tanto desde el municipio se buscó quedar en igualdad de condiciones a la hora de buscar soluciones que atenúen los peligros. De todas maneras, cabe recordar que en Regina la colocación de semáforos no fue autorizada por Nación, sino que correspondió a una iniciativa del gobierno municipal.

En la nota remitida a Buenos Aires el 19 de julio del 2016, Soria destaca que “con el correr del tiempo y la demora en dichas obras, se acentúan peligrosamente las situaciones de riesgo y los accidentes de transito -muchas veces fatales- en el trayecto de la ruta nacional que atraviesa la zona urbana de la ciudad produciéndose la mayor parte de dichos eventos sobre los cruces ubicados en las calles Vintter Jujuy, Mendoza, Avenida Julio A. Roca y San Juan”.

“Es por todo ello, que mientras continuamos a la espera de los avances y repuestas nuevamente requeridas por la presente, es que vuelvo reiterar tenga a bien contemplar la necesidad de habilitar el transito guiado con semaforización sobre la ruta nacional en su paso por la planta urbana de nuestra ciudad, brindando así mayor seguridad sobre los cruces de arterias secundarias con dicha ruta nacional y limitando la velocidad de circulación en esas zonas”, agregó Soria.

En el final de esa nota, el intendente también manifestó que “vuelvo a ponerme a disposición de las nuevas autoridades de ese organismo, junto a todo el equipo técnico de este Municipio, para analizar y viabilizar las distintas alternativas que se pudieran plantear y que sirvieran para mejorar aquellas oportunamente propuestas, en pos de lograr en conjunto una solución que sea técnicamente la mejor posible para concretar una obra tan anhelada y de trascendental importancia para toda la comunidad, como también de quienes circulan por la Ruta Nacional a su cargo”.

Un tono conciliador, que con el correr de los meses y los sucesivos encontronazos, ya no existe.

Desde Provincia se suman al reclamo

No sólo el municipio roquense hizo propio el reclamo de las instituciones que conviven con la Ruta 22. En agosto del año pasado el gobierno provincial también anunció que colocaría un semáforo en el acceso a Roca por calle San Juan, sin mediar consultas previas a Vialidad Nacional.

Esa decisión se tomó en el marco de un expediente iniciado en la Defensoría del Pueblo de Río Negro, que convocó a los distintos actores con injerencia en el tema, para buscar una solución a los peligros que representa la ruta, hasta tanto se defina y ejecute un proyecto definitivo de ensanche.

En ese debate también participó la Policía, que a través del área de Seguridad Vial elaboró un informe y concluyó que los accesos a Roca son puntos de alto riesgo, en los cuales deberían implementarse soluciones urgentes.

En un principio, el gobierno provincial se ofreció a comprar los semáforos, pero luego las autoridades del Club Deportivo Roca asumieron el compromiso de gestionarlos.

Dentro de esas acciones, desde la comisión directiva de la entidad enviaron una nota al intendente, Martín Soria, que finalmente reactivó el pedido ante Nación, proponiendo afrontar los costos de cada equipo.

Un precario sistema de control en época de clases

La mayor seguridad que no puede lograrse por la negativa de Vialidad a instalar semáforos derivó en un costo extra para la Policía de la Provincia.

Durante el período escolar, todos los días hábiles un grupo de efectivos tiene que instalarse sobre los cruces de calles Vintter y San Juan, para organizar el tránsito y evitar siniestros en los horarios de llegada o salida de alumnos al colegio San Miguel y al CEM 150.

Por estos días no hay clases, pero la actividad en los predios recreativos ubicados al sur de la Ruta 22 sigue generando un intenso movimiento. Por eso desde los clubes se esperan respuestas urgentes, para no lamentar nuevas víctimas.

Cifras

  • 200 mil pesos es el costo mínimo aproximado de un semáforo como los necesarios en la ruta.

Comentarios