Producir quinoa en las chacras del Valle es posible

El experimento lo hizo el productor boliviano Eliberto Llanos en su chacra de Paso Córdoba. El denominado “súper alimento” que se cultiva en el altiplano, tuvo buena respuesta en tierras del Valle. A fin de mes se hará la cosecha.

Eliberto camina en medio de grandes plantas que miden un metro y medio . Parecen yuyos altos, sin ningún tipo de fruto que se destaque, hasta que el hombre boliviano devela el misterio. “Esto es quinoa”
– ¿Quinoa? Pregunto sin salir del asombro. Pero eso sólo crece en zonas del altiplano, le refuto. – Si, es cierto, pero yo logré que salga acá en el valle. Traje semillas de Chile y acá está el resultado.

Eliberto saca un manojo de pequeñas bolitas amarillas y las frota en sus manos ásperas por la tierra. Luego muestra algo parecido a semillas que no miden más de 2 mm cada una.

Finalmente y luego de varios experimentos logro que la semilla germinase y las plantas, se adaptaron al clima del valle. Para fin de este mes espera realizar la primera cosecha.

Los experimentos comenzaron hace tres años sembrando en el 2016 semillas de amaranto y quinoa. En la teoría sólo se dan en los andes bolivianos, peruanos y argentinos o en el altiplano. Sin embargo Eliberto insistió en que se podía adaptar.

“Pude comprobar que el amaranto se adapto bien, pero a la quinoa le costaba un poco. En 2017 sembré en octubre y la lluvia hizo que se perdiera casi todo. A principios de noviembre volvía a sembrar 10 líneas de 40 metros y mejoró, aunque la lluvia volvió a generar problemas. La última siembra, a fines de noviembre germinó bien en un 90%”, detalló.

El productor hortícola explica que la semilla de quinoa necesita humedad, pero el exceso de agua la perjudica.

“Ahora veremos cómo hacemos la cosecha. Los técnicos del Inta me están acompañando en este proceso y ya sabemos que existe en Viedma una máquina pequeña que permite cosechar este producto que es tan pequeño, aunque en esta primera etapa seguramente será a mano”, dice.

La quinoa se presenta en la parte superior de la planta como un ramillete seco. De el interior de la cápsulas aparecen como pequeñas semillas.

Comencé con el experimento hace tres años. Algunas siembras se estropearon por la lluvia. Eliberto Llanos, productor hortícola

“Yo tengo sembrado 1600 metros cuadrados y a fin de mes cosechamos, ahí veremos el tipo de rendimiento según los metros cuadrados o metros lineales. Mi objetivo fue ver primero se la semilla germinaba, si la planta se adaptaba y ver como será su rendimiento. Si todo anda bien el año que viene haremos una plantación mayor”, proyecta Eliberto.

Súper alimento

En 1996 la quinoa fue catalogada por la FAO como uno de los cultivos promisorios de la humanidad por sus propiedades benéficas y por sus múltiples usos, además de considerarla como una “alternativa para solucionar los graves problemas de nutrición humana”, asegura la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura.

En el 2013 la Asamblea General de las Naciones Unidas declaró el año internacional de la quinoa en reconocimiento a las prácticas ancestrales de los pueblos andinos, que han preservado la quinoa como alimento para las generaciones presentes y futuras mediante conocimientos y prácticas de vida en armonía con la naturaleza.

La quinoa es el único vegetal que posee todos los aminoácidos esenciales, vitaminas y oligoelementos necesarios para el ser humano. Se caracteriza por su alto contenido en proteínas y es fuente de hierro, fósforo y calcio. No contiene gluten, es rico en fibra y sus grasas son monoinsaturadas y poliinsaturadas, por lo que disminuye el nivel de colesterol.

Por todo ello, la FAO considera a la quinoa como el “alimento perfecto” y es utilizada no solo en dietas comunes sino también en especiales como las de personas vegetarianas, celíacas, diabéticas, intolerantes a la lactosa o deportistas de alto rendimiento.

Comentarios