Prepagas no cubren los test de covid-19: una paradoja de alto costo

Roca tiene uno de los tres centros de testeo rápido autorizado por el Ministerio de Salud para confirmar o descartar casos de covid-19 en Río Negro. Lo paradójico es que no todos los análisis de hisopados realizados a personas del Alto Valle con síntomas de la enfermedad se realizan en la ciudad. Una buena parte de las muestras sigue viajando fuera de la región, por una puja todavía no resuelta entre prestadores de salud, empresas de medicina privada y obras sociales sindicales.

“Si el caso sospechoso corresponde a un paciente de Salud Pública -sin cobertura social- o es un afiliado al Ipross, el estudio se hace en Roca y en menos de 24 horas está la respuesta. Ahora, si tiene prepaga o es afiliado a otra obra social, se manda todo a Viedma y eso significa que estará internado y aislado entre dos y cuatro días, con todo lo que eso implica”, describe un integrante del Colegio Médico de Roca que informó a Río Negro sobre la situación.

Y “todo lo que eso implica” no es una cuestión menor. En primer lugar, la angustia de la persona afectada y de su familia. Luego, la recarga de trabajo para la institución que debe mantenerlo internado y aislado. Y finalmente los costos, porque claramente es más caro un día de internación que el análisis de PCR que determinará si esa persona tiene la enfermedad por el nuevo coronavirus.

Desde la entidad que agrupa a todos los médicos de la ciudad hicieron gestiones durante la última semana, para tratar de que alguna autoridad sanitaria intervenga y resuelva el conflicto.

“Lo que contestan las prepagas más importantes es que el test no está dentro de sus responsabilidades de cobertura y que se trata de una práctica que debe pagar el Estado”, informaron desde el laboratorio Microbiom, ante otra consulta de este diario.

Otras empresas de medicina privada respondieron que podrían abonar una suma para los análisis realizados a sus afiliados, pero el monto que fijaron es menor al costo de los insumos necesarios para los estudios.

En ese sentido, desde Microbiom se aclaró que los reactivos utilizados en Roca para los testeos no formaron parte de los envíos realizados por el Estado nacional a las provincias, sino que fueron adquiridos en forma particular a un proveedor del mercado privado.

Las fuentes consultadas advirtieron que por ahora es una contradicción y un debate abierto a la espera de una regulación oficial, pero que podría convertirse en un serio problema si los centros de salud empiezan a saturarse por el avance de la pandemia.

“Se están ocupando camas durante dos, tres o cuatro días con pacientes que luego se confirma que no tienen el virus. Camas que podrían ser necesarias para personas que sí tengan la enfermedad”, sostuvo uno de los profesionales entrevistados.

La intervención de autoridades del Ministerio de Salud o de la Superintendencia de Servicios de Salud también será necesaria porque otro punto que no está claro es quién pagará por las internaciones de personas con prepagas u obras sociales no estatales.

“Si no pagan el PCR, tal vez entiendan que el Estado también debe hacerse cargo de los días de internación y aislamiento”, deslizó el miembro del Colegio Médico.

Finalmente, se alertó que hacer permanecer internada a una persona por un tiempo excesivo podría encuadrarse como una afectación a los derechos del paciente.

La Ley 26.529 prevé en su artículo 2 que el paciente tiene derecho a ser asistido “sin menoscabo y distinción alguna” y además “tiene derecho a recibir la información sanitaria necesaria, vinculada a su salud”.

“¿Por qué hacerlo esperar de 48 a 96 horas, cuando podría conocer su estado de salud antes de las 24 horas?”, preguntó uno de los especialistas.

Federación Médica: «Hoy somos uno solo»

La Federación Médica de Río Negro emitió un comunicado el fin de semana, en el que manifestaron su “férreo compromiso frente a la dramática e inédita situación que nos toca vivir como rionegrinos y como argentinos”.

“Queremos hacer saber que no hemos dejado de atender, por todos los medios a nuestro alcance, en forma presencial o a distancia, con la obra social que sea o sin obra social, ni dejaremos de hacerlo, a todos los pacientes que han requerido nuestra opinión, nuestra intervención diagnóstica o de tratamiento”, se indicó.

Con la firma del presidente y del secretario general, Walter Hofmann y Juan Carlos Gómez, el documento destaca que “es en este marco que podemos comprobar lo que tantas veces declamamos y pocas veces efectivizamos: ¡la salud es una sola!”

“No existe salud pública y privada. Los médicos/as, enfermeros/as y mucamos/as, administrativos, choferes y todos aquellos actores de hospitales y clínicas, hoy somos uno solo. Debemos compartir recursos materiales y humanos, poniendo por delante las necesidades de los pacientes”, arengaron.

Finalmente, admitieron que “no estamos exentos, nosotros ni las instituciones sanatoriales, de las consecuencias económicas de la cuarentena”. De todas maneras, puntualizaron que “en esta perdemos todos, pero tenemos mucho por ganar: vidas, valores, unidad y solidaridad».

Comentarios