¿Por qué se escucharon tantas sirenas en la zona céntrica a esta hora de la noche?

Pasadas las 20, personal de bomberos montó un operativo para asistir a una familia ya que en un principio se informó que en la intersección de las calles 9 de Julio y Neuquén se había desatado un incendio en el primer piso, pero cuando llegaron al lugar el escenario era totalmente distinto.

«Sabe lo que pasa es que acá (apuntando al edificio) hay una persona mayor que desde hace más de una hora espera la ambulancia. Llamamos al hospital y no vienen, llamamos a otro lugar tampoco vienen porque dicen que como tiene Ipross debe ir una empresa privada», dijo indignado un vecino que aguardaba en la puerta de acceso a la planta alta.

La realidad era que no había ningún incendio sino que lo que se intentaba era ingresar al departamento de la vecina -de la cual no trascendió su edad- para poder brindarle las primeras asistencias frente al cuadro que presentaba.

Las personas habían llamado -según denunciaron- a varios servicios de emergencia minutos antes y como no habían logrado respuestas se contactaron con bomberos para tratar de asistir a la señora que sentía «un fuerte dolor en el pecho».

«Esto es una vergüenza. Te puede pasar cualquier cosa que no viene nadie a ayudarte«, reclamó el testigo.

Finalmente una ambulancia de la empresa Vital llegó al lugar minutos después y un equipo médico comenzó a brindar asistencia a la mujer quien se encontraba en la planta alta.

No fueron pocas las personas que se preguntaban qué estaba sucediendo ya que las sirenas (en medio de la cuarentena) se podían escuchar a varias cuadras.

Comentarios