¿Por qué se demoró la llegada del servicio de agua en Roca?

El empalme del acueducto debía estar listo el domingo por la noche, pero sobre este mediodía el sistema comenzaba a normalizarse lentamente.

Los dos empalmes que conectaban el nuevo acueducto de calle Güemes no fueron tan simples como se esperaba y de las 24 horas de trabajo previstas del sábado para domingo, terminó siendo de más de 72 horas.

Los técnicos de la empresa ARSA dieron un nuevo horario de restablecimiento del servicio para hoy al mediodía, luego de haber fallado con otros pronósticos durante el domingo y el lunes.

Si bien a media mañana, el agua va llegando paulatinamente a los barrios de la ciudad, aún el sistema no está a funcionando a pleno, ya que de las cinco bombas que se utilizan hay cuatro bombeando el vital líquido.

Más información: Corte de agua en Roca: 16 establecimientos educativos sin clases

Las quejas de los usuarios en los medios de comunicación y en las redes sociales no se hicieron esperar y hasta hubo quienes se lo tomaron con humor al referirse al titular de Arsa, Roger García, en una comparación entre “Roger Waters” y “Roger no Water”.

Pero ¿qué falló en los empalmes programados?

Según explicó el mismo presidente de ARSA, Roger García los trabajos iban de acuerdo a lo planeado, pero la presión de 30 toneladas de agua sobre el empalme de Güemes y el tanque elevado (a 100 metros de Mendoza) generó un “desplazamiento” y posterior fisura sobre el caño viejo de asbesto cemento.

“Hubo una filtración del caño posterior al empalme, sobre el caño viejo. Ni bien se evaluó el grado de filtración y para evitar mayores inconvenientes se detuvo la planta de Stefenelli para realizar un nuevo empalme posterior al ya realizado. Para solucionar este problema hubo que fabricar una pieza especial de acero y se trabajó durante toda la noche del domingo y lunes. Luego de su instalación se colocó una protección de hormigón de 12 toneladas”, explicó García.

En esta segunda oportunidad, se fue liberando el agua en forma progresiva al igual que la presión para evitar que el aire que existía dentro de la cañería generara un golpe de ariete y provocara nuevas roturas.

En declaraciones a radio Antena Libre, Roger García, hizo un pase de factura al municipio, ya que “en ningún momento mostraron interés ni se acercaron desde Servicios Públicos a ver de qué se trataba el problema o para colaborar en algo. Directamente no les interesó”, criticó el titular de Arsa.

Comentarios