Polémica por la prohibición de un «comedero» para perros de la calle

Por medio de un pronto despacho, la Dirección de Medio Ambiente del Municipio intimó a la vecina Claudia Escaris Aguiar, a retirar dentro de 72 horas un comedero para perros, que había elaborado y dispuesto en la esquina de Avenida Roca y Tucumán, a metros de su trabajo.

Desde el municipio, argumentan que la iniciativa generó amontonamiento de perros y reclamos por un can que habría causado un accidente y mordeduras a un motociclista. Además, señalaron que el hecho atenta contra la ordenanza de «Tenencia responsable de mascotas». 

«Los canes alimentados en la vía publica que permanecen deambulando sueltos depositan sus excretas en estos espacios, generan jaurías y peleas y ocasionan trastornos en la vía publica», señalaron en la notificación.

«Yo decidí, en su momento, poner el comedero para ayudar y generó mucho compromiso en la gente y despertó a muchos para que ayuden y dejen comidita para que estos perros puedan comer», comentó la joven afectada, quien finalmente decidió retirarlo para evitar conflictos laborales.

Por otra parte, los perros vagabundos que pasaban por ahí no sólo se alimentaban, sino que se asistía a algunos que llegaban lastimados a través del bolsillo de personas voluntarias y hasta se regalaban chalecos para el invierno.

«Gran parte de la sociedad se había comprometido a ayudar a los animales», enfatizó Escaris a «La Comuna».

«La idea era buena. Se usa en muchos lugares del mundo. Acá aún no hay políticas que vean esa problemática y lo que hacen es muy poco, sino no tendríamos que salir a hacerlo», se lamentó la joven y aprovechó para hacer el reclamo pro políticas públicas.

Comentarios