Paola y una historia de esfuerzo, dedicación y recuperación

Paola Martínez es una atleta roquense que en silencio y perfil bajo ha logrado trascender en las pruebas combinadas de la región. Su especialidad es el triatlón olímpico y el alto rendimiento. En el reciente Triatlón Olímpico Carlos Soria fue la mejor roquense ubicada con un cuarto lugar en la categoría elite.

Su historia en particular habla del esfuerzo y la dedicación al entrenamiento para conseguir los objetivos. Al mismo tiempo es un claro ejemplo de superación y perseverancia en momentos difíciles que le tocó vivir.

Madre de familia, debe trabajar para salir adelante y proyectar el futuro junto a su pequeño hijo. Pudo superar una complicada lesión que por momentos no le permitió caminar y generó dudas sobre su carrera deportiva. Ya es una etapa superada.

Hoy logra generarse un espacio para el entrenamiento que lleva adelante casi a diario. Como todo deportista amateur, con pocos recursos, debe hacer frente a los costos que demanda la competencia y el entrenamiento.
Mucho esfuerzo y sacrificio son las claves de Paola para salir adelante. Hoy está cosechando todo lo que sembró en la vida. En parte lo cuenta en esta charla con La Comuna.

P- ¿En el triatlón olímpico lograste tu mejor desempeño?
R- No fue menor lo que conseguí, quedar entre las mejores en un carrera tan exigente. Fue un esfuerzo muy grande, volví a entrenar hace poco, después de una lesión fui mamá. No tenía la bici de tria para correr y pude conseguir una a través de una compañera Stefanía Mansilla que se fue hasta Cipolletti a buscarla. La trajo no pude probarla mucho antes de la carrera, tampoco tenía las zapatillas adecuadas para la bici y lo hice con las mías. Pero es así para el deportista amateur, trato de afrontar como puedo los costos y me arreglo con lo que tengo. Tengo que agradecer a muchas personas que me ayudan.

P-¿Estás entrenando en alto rendimiento?
R- Hace dos meses aproximadamente que estoy entrenando con Pere Marquina. No es fácil hay que correr, nadar, andar en bici. En mi caso soy mamá, tengo un nene de dos años, mi familia y mis amigos me ayudan bastante. También trabajo. Mi entrenador me pasa el entrenamiento y en algún momento lo llevo adelante. Trato de hacerlo después del mediodía, porque a la mañana no puedo porque tengo que estar con mi hijo. Normalmente después de las 13 como pueda. Nado en el club Deportivo Roca y me entrena el profesor Diego Méndez. La parte de bici la hago con mi amiga Liliana, entrenamos juntas, y luego la parte de running. Tengo que agradecerle mucho a mi entrenador Pere, que trabaja bastante en la parte motivacional y me hace disfrutar el entrenamiento.

P-¿Tuviste que superar una grave lesión para seguir compitiendo?
R- Hoy lo puedo contar. Cuando terminé la temporada en el 2015 por sobre entrenamiento, mala alimentación y otras cosas que vinieron después, me lesioné la cadera. Estuve un año en rehabilitación, en ese momento no tenía mutual y en el hospital me dijeron que me tenía que operar. Entonces me asusté mucho, no podía caminar y no quería operarme. Me dolía muchísimo la pase muy mal, no me podía mantener en pie. Entonces estuve tres años en rehabilitación en Adanil y me ayudaron a recuperarme Claudio Grillo, Mariano Reyes, José Luis Lucero y mi amigo Cacho Garmendia. Todo esto me trajo una depresión muy grande, estaba sin trabajo, problemas económicos, todo fue en un muy mal momento. En lo personal no se lo deseo a nadie. En el medio nació mi bebé y fui a rehabilitación hasta el octavo mes de embarazo, ahí ya podía caminar pero el dolor seguía a menor escala. Nació mi hijo Santino y mi cuerpo se regeneró, el dolor se fue y la lesión sanó. Hormonalmente mi cuerpo fue cambiando también. Era todo un desafío volver a entrenar y a competir con un cuerpo nuevo. Gracias a Adanil puedo seguir corriendo.

P-¿Qué objetivos te propusiste para la temporada que viene?
R- Con mi entrenador planificamos todo porque eso nos lleva a no pasarnos de rosca y volver a lesionarme. Ahora viene la temporada de triatlón, voy a correr el de Cervantes, después el de Huergo. El objetivo principal es la Manzana, por suerte en un año me pude meter entre las ocho primeras de la elite. Esta temporada lo tengo en mi cabeza y espero dar lo mejor.

P-¿Competir con las mejores te permite crecer?
R- Es un orgullo correr con las mejores. Por ejemplo, Alejandra Bustingorry con toda su experiencia me escribe seguido, me da consejos y le estoy agradecida por todo lo que me brinda.

P- ¿La alimentación para un atleta en este nivel es importante?
R- El entrenamiento lo tenés que acompañar con la alimentación van da la mano. Por suerte trabajamos con una nutricionista que nos da un plan diario. En mi caso no como carnes, pero siempre tratamos de suplementar. El que hace deporte tiene que alimentarse bien.

Comentarios