Misión imposible: conseguir un boleto con 40° de temperatura

Largas filas bajo el calor, enojo e indignación de los vecinos en el centro de la ciudad: una postal que se volvió habitual las últimas semanas.

Es que desde hace 15 días el servicio de tarjetas de la empresa 18 de mayo no funciona con normalidad. Los vecinos deben comprar sus pasajes en la boletería y esto genera molestias entre los pasajeros.

Con el inicio de clases, la situación se complicó más. Las colas se alargan y generan molestias en los usuarios del transporte.

En su mayoría, los vecinos van en busca de boletos escolares, aunque también de pasajes comunes para poder trasladarse del trabajo a sus hogares.

Desde la empresa 18 de mayo desconocen cuando se va a restablecer el servicio porque depende de una empresa tercerizada que está llevando a cabo los arreglos en el sistema, según se informó.

Espera acalorada

Más de 20 personas esperaban con impaciencia. La fila no avanza y las quejas se escuchan por toda la cola.

Por momentos, desde la boletería habilitaron doble fila para la espera: boletos escolares y comunes, lo cual generó indignación en algunas personas ya que sólo avanzaba la cola de comunes.

«No puede ser que con este calor tengamos que esperar tanto tiempo», manifestó una de las vecinas en la fila. «Es injusto», agregó otra mujer.

En el lugar se percibía mucha incertidumbre porque varias personas desconocían que el servicio no funcionaba con normalidad. «Algunos te venden en el colectivo pero tenés que tener suerte, sino te toca esperar acá, no hay otra», indicó una de las mujeres que aguardaba para conseguir boletos.

«No podemos asegurar cuanto tiempo más va a llevar. Pueden ser 10 días o más, pero no depende de nosotros. Por el momento, los vecinos que tengan sus tarjetas descargadas deberán sacar sus pasajes en la boletería de la empresa», expusieron desde la empresa.

Comentarios