Mirá la fiesta del 25 de Mayo que armó un vecino en una chacra

El sol del 25 brindó su mejor día para que el locro, las tortas fritas, el baile campero, y la música folclórica, fuera disfrutado por más de 150 personas. Ocurrió ayer domingo en la pequeña chacra que tiene la familia Ulloa en barrio La Unión, en la zona sur de Stefenelli.

“Hace seis años que venimos realizando la fiesta patria. Al principio era entre familiares y algunos amigos, pero fue tomando vuelo propio y cada vez se hace más grande”, cuenta Saul Ulloa, generador de esta “locura linda”, como dice él.

“Lo que más me gusta es que tenemos muchos amigos y no todos se conocen entre sí y otros no se ven desde hace tiempo y esta fiesta es propicia para generar esos lindos momentos que a veces vamos perdiendo por la locura del día a día”, destaca Saúl.

La familia, la amistad y esa argentinidad, que sólo soltamos ante un mundial, son valores que Saúl tiene muy en alto y hace todo lo posible para que no se pierdan. Lo acompañan su madre Katy y su padre Alfonso, su esposa Ivana, a los que se suman el cocinero, “chelo” Espinosa, Andrea Vargas, Emilio Kircher, Karina Bustos y Fernando Lobo con el aporte del sonido.

Dos grandes ollas fueron necesarias para que todos los comensales tuvieran una porción doble, almuerzo que disfrutaron al aire libre, donde todo estaba de celeste y blanco.

La formalidad del caso no estuvo ausente y antes de iniciar la actividad, se entonaron las estrofas del Himnos Nacional Argentino y se hizo la bandera en un mástil plantado en medio del patio.

Largas mesas con manteles del color de la patria terminaron de ornamentar el lugar. Luego del suculento locro, los visitantes pudieron disfrutar de la música y las danzas tradicionales.

Hacia la media tarde se amasaron y fritaron las tortas fritas, terminando la jornada con la alegría de un encuentro festivo que se va perdiendo con el tiempo, pero que Saúl y su familia seguirán defendiendo para fortalecer los lazos de familia, de amistad y argentinidad.

Comentarios