Médicos de la guardia del hospital atenderán con un policía al lado

Después del incidente del fin de semana pasado, en el hospital evalúan medidas extremas para garantizar la seguridad del personal. También pidieron cámaras domo para el edificio.

La madrugada del domingo pasado un joven llegó a la guardia del Hospital López Lima, agredió a dos profesionales que intentaban atenderlo y destrozó los materiales de trabajo que tenía al alcance.

Acompañado de una chica, el paciente había ingresado minutos antes a la institución con una herida cortante.

Ana Senesi, directora del hospital, estaba presente cuando ocurrió el hecho y aseguró que están expuestos a la violencia permanente y que no es la primera vez que sufren una agresión de este tipo. El muchacho fue detenido esa misma noche en el SEM del nosocomio.

Según informaron fuentes oficiales, el joven ya había sido denunciado hace un tiempo por golpear a otro adolescente, dejarlo inconsciente e internado en el hospital.

Senesi aseguró que realizaron la denuncia correspondiente por el hecho y detalló que cuentan con tres policías: dos en la puerta de entrada y uno en la recepción de la guardia.

Además tienen un guardia del hospital por turno.

La directora lamentó tener que ingresar a personal de seguridad a la habitación donde los pacientes son atendidos, pero aseguró que el personal del hospital corre riesgo en algunas oportunidades.

Por otro lado, indicó que “dos semanas antes del hecho tramitamos con el Ministerio Seguridad cámaras domo, para las que ya comenzamos a hacer las instalaciones”, para vigilar afuera de la institución.

Asimismo, como consecuencia de lo sucedido, circulan más policías alrededor del Hospital. La enfermera y el médico, que fueron agredidos por el joven, se encuentran en buenas condiciones de salud física.

La madrugada del domingo, continuaron realizando su labor luego del episodio, aunque la enfermera solicitó licencia psicológica “por una cuestión emocional”, confirmó Senesi.

“Sentimos mucha impotencia, rabia y bronca, porque los que estamos ahí sabemos lo que trabajamos para que el hospital avance y siempre pueda dar respuestas”, se lamentó la directora.

En cuanto al teléfono que el agresor destrozó inmediatamente lo recuperaron y la computadora la están reparando, elemento fundamental para la comunicación entre los servicios. Los medicamentos que rompió, especialmente ampollas, las recuperaron de la farmacia del hospital.

Comentarios