Mayores de 60, los más perjudicados por las largas colas al hacer trámites

“Contra el coronavirus nos cuidamos todos”, es el lema que comparten varios comerciantes de la ciudad. Muchos han decidido cerrar sus puertas contemplando el nuevo paquete de medidas y recomendaciones del Comité de Crisis Local.

El distanciamiento social es acatado por los vecinos que realizan compras o trámites, en donde la espera resulta incómoda. Particularmente, en el Banco Nación en la sucursal frente a la plaza San Martín.

La aglomeración de jubilados y pensionados desde tempranas horas para realizar sus trámites y extracciones es un hecho que se repite por el lento sistema de atención resultado de un personal reducido.

El personal policial brindó la asistencia de los turnos y asesoramiento en el uso de los cajeros, pero no podía calmar el malestar generalizado por la interminables filas y la lenta afluencia en la atención por ventanillas. “Algunos vienen desde las 6 de la mañana para hacer la cola”, aseguraba una vecina.

La cola de alrededor de 100 adultos mayores es una postal que se repite diariamente en la sucursal bancaria que atiende sólo hasta las 13 horas. “Solo dejan pasar de a cinco, y estoy hace una hora con el turno en la mano”, comentó una mujer que esperaba ingresar al banco para poder sentarse.

Los grupos más vulnerables a los efectos del coronavirus son el grupo etario que hoy frecuenta este tipo de dificultades por las imposibilidades de acceso a internet para realizar trámites o incomodidad con el uso de medios electrónicos, como la banca online.

Comentarios