Más de 500 casos de abuso y maltrato infantil a la deriva

Denuncian precarias condiciones laborales en la sede Roca de la Secretaría de Niñez, Adolescencia y Familia. Llevan dos meses sin fondos para atender casos desde Allen hasta Mainqué.

La Secretaría de Niñez, Adolescencia y Familia está sufriendo un gran desfinanciamiento desde el 2015 que perjudica y no permite intervenciones óptimas en las más de 500 situaciones de abuso y maltrato infanto-juvenil que tienen archivadas.

“Estamos hablando de calidad de intervención” expresó Silvana Ferreira, psicóloga social del organismo.

Trabajadoras de la delegación aseguran que la coordinadora general de la Senaf de Roca, Denis Pastor y, el coordinador de programas, Cristian Acuña, son parte del ajuste y de la inacción que llevan a cabo la secretaria provincial, Roxana Méndez y el Gobierno Provincial.

Ferreira contó que “hace 14 años trabajo acá y nunca había visto una decadencia tal, siempre podemos estar peor”. Día a día trabajan y solucionan las faltas de materiales e insumos para atender los casos.

Ferreira y Contreras dijeron que nunca hubo tanta decadencia en el área.

La delegación, que abarca de Allen a Mainqué, cuenta con un fondo de no más de 50.000 pesos, que hace dos meses no reciben.

“La intervención, que debería ser integral en un tiempo prudencial, en la mayoría de los casos no se da”, asegura la profesional. La solución para intervenir es poner a disposición los recursos personales, como la movilidad o cubrir las necesidades materiales de las familias, aunque son insumos y recursos que deberían estar garantizados por el Estado.

En algunos casos, las entrevistas se realizan en la sede de la Secretaría de Niñez, Adolescencia y Familia, pero manifiestan que es necesario un trabajo de campo en el lugar en donde esa familia vive y se desenvuelve, conocer la red de contención para abordar la problemática.

Cuentan dos espacios para realizar las entrevistas en dicha sede, una de ellas no tiene calefacción. “En esta época del año hemos atendido hasta cinco familias acá en el patio, no se les puede garantizar ni el derecho a la intimidad”, puntualizó Vanesa Contreras, trabajadora social.

Hay más de 500 situaciones de alto riesgo que no pueden abordarse, en su mayoría se trata de niños y niñas abusadas y maltratadas, situaciones de negligencia extrema en donde se debe articular con otras instituciones como con las comisarías y los hospitales, y para lo cual no existen políticas específicas, según afirman las trabajadoras.

“Esto forma parte de la falta de políticas claras y de articulación interministerial, porque esto debería estar garantizado desde arriba, y lamentablemente cae en la buena voluntad de los y las trabajadoras, cómo nos organizamos, cómo articulamos con otros colegas e instituciones”, enfatizó Contreras.

El objetivo, en algunas situaciones, es brindarle a los niños o adolescentes otras oportunidades, “como educación, recreación y deporte para lo cual no hay fondos disponibles”, expresaron las profesionales.

Dos baños para 80 trabajadores

La necesidades que tiene actualmente la Secretaría “no se contemplaron cuando la dividieron de la sede de Desarrollo Social, ni siquiera lo mínimo e indispensable acorde a las necesidades de este organismo”, manifestó la trabajadora social Contreras.

Una de las cosas que los y las trabajadoras reclaman para el organismo es la creación de un baño más y más higiene. Actualmente cuentan con dos baños para alrededor de 80 trabajadores, y “que no siempre están en condiciones”, agregó.

Hay faltas básicas y mínimas, como sillas para sentarse, los baños, la movilidad y las salas para entrevistas; trabajan bajo techos con peligro de derrumbe y con paredes que se electrifican cuando llueve en la ciudad. Las capacitaciones para el personal, se realizan de manera autogestiva, “teniendo en cuenta que dentro del presupuesto están incluidas también” puntualizó Ferreira.

Las trabajadoras resaltan que “el ajuste que el Gobierno Nacional está llevando a cabo, se aplica a nivel provincial, la emergencia institucional que está sufriendo la Senaf es a nivel provincial” asegura Contreras.

Comentarios