Marchan por un espacio para centro de prevención de adicciones

Una columna de vecinos de barrio Nuevo y Noroeste se movilizaron hace instantes bajo la bandera de la Corriente Clasista y Combativa hacia el Municipio de Roca para que destine un lugar transitorio para que funcione un comedor y una Casa de Atención y Acompañamiento Comunitario en la que realizan tareas de prevención a las adicciones.

El pedido concreto al intendente Martín Soria y la secretaria de Desarrollo Social Marta Cajaravilla es que cedan transitoriamente el espacio público ubicado en San Juan y Halcón, que permanece abandonado y resolvería el problema de la falta de espacio ante una situación emergente que los obliga a dejar el lugar que estaban alquilando.

Foto: Cesar Izza

Luego, la marcha pasó por la sede del Gobierno Provincial donde realizaron el mismo pedido de un lugar para funcionar. «El Estado debe hacerse cargo de tomar en sus manos esta problemática social que nos atraviesa», aseguró Karen Kruger; psicóloga del equipo.

El comedor actualmente funciona en calle Defensa al 3300 y alimenta a más de 100 familias. El centro de prevención de adicciones es administrado por el movimiento «Ni un pibe menos por la droga» y cuenta con un equipo de profesionales y talleristas de cultura y deporte, avalado por Sedronar.

«Sería terrible suspender las actividades que contienen a quienes más las necesitan y ayudan a palear la crisis social y económica por la que estamos atravesando, que enmarca a los jóvenes en un espacio de lucha por una calidad mejor de vida», dijeron en un comunicado público.

A media mañana matuvieron una reunión con una funcionaria municipal y quedaron a la espera de una respuesta. La marcha se concentró en Mitre y Sarmiento y recorrió las calles céntricas.

Comentarios