Levantaron un edificio que estaba casi «destruido» en Roca

El histórico edificio de Tucumán 1456, que estuvo casi abandonado y a punto de desmoronarse, desde hoy es la nueva sede del Registro de la Propiedad del Inmueble de Río Negro, que quedó inaugurada este mediodía con el corte de cintas que protagonizó una exempleada.

Ese inmueble del Estado Provincial, que supo ser el espacio «itinerante» de distintos organismos públicos, quedó habilitado luego de una remodelación y reacondicionamiento completo que costó 6.540.292 pesos. 

La inauguración se llevó adelante este mediodía con un acto presidido por el gobernador, Alberto Weretilneck, del que participó también el ministro de Gobierno, Luis Di Giacomo y el Ministro de Salud, Fabián Zgaib.

“El edificio estaba en estado de destrucción, con muchas divisiones internas, muy sucio, los sistemas pluviales estaban obturados”, describió el Ministro de Gobierno Luis Di Giacomo en su discurso, quien fue el principal orador de la tarde.

El Registro de la Propiedad del Inmueble funcionó hasta hace pocos días en Avenida Roca al 1.500, lugar al que llegaron los trabajadores y los expedientes luego de una mudanza obligada por el deterioro en la sede original del organismo.

“Pusimos manos a la obra y hoy tenemos esta posibilidad, tres años después de haber iniciado la obra, de tener un edificio propio que significa que el RPI tenga su propio lugar”, aseguró el ministro.

Entre los trabajos realizados, se amplió el primer piso y se acondicionó la sala de espera de la planta baja y el segundo piso. También hubo mejoras en las dependencias internas que utilizan los empleados.

“Los archivos que acá se guardan tienen importancia, y también la tiene que hayamos recuperado para el Estado, un edificio como este que nos da la posibilidad del día de mañana tener mas oficinas”, agregó.  

El Gobernador Alberto Weretilneck prefirió no hablar ni cortar las cintas, sino que acompañó el acto en silencio. Previamente había estado en la sede de Adanil, haciendo entrega de una ambulancia donde sí dialogó con la prensa. 

Un edificio «abandonado»

Años atrás, el edificio había sido sede de múltiples organismos provinciales. Un día, una inspección de la ART supervisó y no autorizó el lugar para alojar personas ni atender al público. Pidieron que sea desalojado, y lo hicieron ante el peligro inminente.

Pero, por una casualidad, desde la empresa que lo habían construido tomaron contacto con funcionarios de la provincia y aseguraron que no corría peligro, sino que era recuperable y que estaba preparado para tener dos pisos más. “El problema era la falta de mantenimiento y el descuido, eso era lo que lo estaba destruyendo”, explicó el funcionario y por eso es que decidieron darle una utilidad.

  • El horario de atención al público será de 8 a 12, de lunes a viernes, cubriendo una demanda de la población residente entre Allen y Río Colorado.

Comentarios