La prueba de olfato que ayuda a detectar casos sospechosos de covid-19

A medida que Río Negro lucha para contener la pandemia del coronavirus aparecen nuevos métodos para detectar casos sospechosos. En el Sanatario Juan XXIII se realiza la prueba del vinagre como implementan hace semanas los militares estadounidenses en Daegu, Corea del Sur.

El motivo es que uno de los síntomas del virus es la pérdida del olfato.
En los tres accesos que tiene la clínica sobre calle Buenos Aires y 9 de Julio, el personal de la institución realiza un estricto control a todos las personas que ingresan.

Uno de los síntomas del virus es la perdida de olfato. Foto Juan Thomes.

Desde el Juan XXIII señalaron que se pregunta a los que ingresan el motivo de la consulta, luego se verifica la temperatura con una pistola láser; le proporcionan alcohol en gel para manos y se realiza el test de olfato. En esta última instancia el guardia de seguridad toma una muestra de vinagre de alcohol en un vaso y se los hace oler.

Si la persona tuviera alguno de los síntomas de COVID-19, es derivada a un sector de aislamiento. “Allí es evaluada por el servicio médico de guardia con el Equipo de Protección Personal», comunicaron.

Se controla que se respete la distancia en la sala de espera. Foto Juan Thomes.

“Esta dinámica en la evaluación de casos está contemplada para personas adultas y pacientes pediátricos”, informaron.

Mencionaron que la institución adopta las medidas correspondientes teniendo en cuenta que la definición de caso sospechoso es dinámica y puede variar según la situación epidemiológica.
Además en las sillas de las salas de espera se dispuso un cartel que refuerza el mensaje de respetar la distancia, dejando lugares libres intercalados.

Comentarios