La merienda y viandas que salen de «El Chavito»

Son las 15 del sábado y «Quique» ya desinfectó todo el predio, las imágenes del facebook evidencian que el apoyo sigue. Se trata de dar gestos que hagan del Merendero «El Chavito» un lugar cálido, lleno de afectos, para sus visitantes en estos tiempos de crisis.

“Es un panorama complejo el actual, más allá de que el merendero va creciendo en ciertos aspectos de funcionalidad, gracias al apoyo que venimos teniendo, la demanda creció”, nos explicó Camila Vidal, quien está al frente del merendero.

El acercamiento a General Cerri 3876 (Barrio Nuevo) ha empezado a tener una frecuencia considerable en tiempos de aislamiento preventivo, obligatorio, por el Covid-19. Y la explicación guarda una lógica, consecuencia de la falta de ingresos económicos en los núcleos familiares.

Para colaborar con «El Chavito» comunicarse al teléfono de Camila: 2984145575.

“Hoy estamos recibiendo entre 13 a 15 familias; las viandas de comidas las estamos dando los días domingo. Es importante para nosotros tener continuidad y eso se da gracias a las donaciones, ese es el secreto de un merendero, la continuidad en el recibir”, resaltó Vidal.

P– ¿Cómo está la casa?

R- Bien. Por suerte conocimos a Gerardo Barreto y nos viene dando una mano enorme. Yo digo que es nuestro padrino. Esta semana (por la pasada) a través de un contacto que hizo nos llegaron varios productos (verduras, carne, fideos, arroz, etc.); hace un tiempito que Gerardo sigue de cerquita a El Chavito, nos gestionó unas cinco chapas y unas placas de madera que nos vino muy bien para acomodar el merendero.

P- ¿Qué tiempo tiene Chavito?

R- Cumplió un año, hace días.

“Y también nos acercaron el miércoles (por el pasado) dos hermosas ollas que son de suma importancia a la hora de cocinar; al “profe” Rober también va nuestro agradecimiento”, remarcó Vidal.

Alrededor de 50 chicos concurren a buscar la merienda; los domingos se dan las viandas para el almuerzo.

P- ¿Por qué El Chavito?

R- De ese día no me olvidaré nunca. Recuerdo que estábamos con los chicos del barrios y dimos una de las meriendas y le propuse a los chicos que imaginen un nombre para el merendero. Y una nena tiró “chavito” y la verdad que me ilusionó enseguida, es muy significativo.

De la merienda se ha pasado a la vianda del domingo. P- ¿Qué cantidad de chicos pasan?

Camila Vidal redobla esfuerzos en El Chavito; dos nuevas ollas llegaron al merendero.

R- Empezamos con un número y hoy ya estamos en 60. Ellos pasan con su botellita, se le carga la leche y se le entrega un paquete de masitas, una torta frita o lo que tengamos a disposición. En este último tiempo también vienen muchos papás. Los domingo esto se llena para recibir una vianda para almorzar.

A Camila Vidal la acompaña en la tarea cotidiana Jonathan (su marido); los días martes, jueves y sábados son los que los niños avanzan con alegría por una rica merienda.

“Digo que nuestro padrino es Barreto porque desde que apareció el merendero está bien, ha tenido mejoras de todo tipo”, concluyó Vidal.

«No hay que esperar al mañana para ayudar; me está acompañando la gente amiga de la vida, del ambiente laboral, del fútbol, entre otros, y la verdad que es hermoso lo que vamos logrando. Un día leyendo me pregunte internamente por qué no ayudar, y al otro día me puse en contacto con Camila y ahí vamos, acá estamos brindando ayuda», resaltó Barreto en charla con La Comuna.

Y agregó, «Se trata de dar una mano en estos tiempos difíciles que venimos transitando, no dejemos pasar la oportunidad».

Comentarios