La imprudencia, el obstáculo de los semáforos en la Ruta 22

Desde su activación, los aparatos colocados en los accesos de San Juan, Mendoza y Vintter, en Roca, modificaron el ritmo habitual de la vía. Si bien hay mayor sensación de seguridad, abundan los que se arriesgan a cruzar en rojo.

Pasaron dos semanas desde la activación de los semáforos en tres de los accesos a Roca por la Ruta 22. Sin mayores inconvenientes hasta el momento, se observa mayor seguridad, aunque todavía los conductores no se acostumbraron del todo.

Es que, polémicas aparte, el tránsito parece ir adecuándose lentamente al nuevo flujo de circulación, y cruzar la ruta en las calles San Juan, Mendoza y Vintter ya no es una peligrosa odisea.

Pero, ¿por qué polémicas aparte? En principio, porque aún con una aceptación mayoritaria, la colocación de semáforos generó opiniones cruzadas. Conductores, peatones y hasta profesionales de Criminalística (ver recuadro) hablaron al respecto, y no todos estuvieron cómodos con esta decisión.

La opinión general afirma que es más seguro tener semáforos que no tenerlos, pero es ahí donde hay división entre quienes creen que son suficientes y aquellos que consideran que debiera ser una solución transitoria hasta lograr la ampliación de la ruta.

Al respecto, el intendente de Roca, Martín Soria, afirmó que “es una medida temporaria, porque el día que se decida reactivar la obra de ampliación o se presente el proyecto [de Vialidad] que diga lo que van a hacer en Roca será otra la solución definitiva. Lo ideal sería que avancen con la obra de ampliación de la ruta, pero hoy por hoy el objetivo se cumple, porque el tránsito con semaforización nos da mucha más seguridad”.

Lo cierto es que el flujo habitual se modificó, pero la gente aún no se acostumbró del todo al ritmo con los semáforos y de tanto en tanto se advierte alguna frenada sobre el límite de los cruces.

No es todo negativo, claro. Hay una mayor precaución general y, a diferencia de lo que ocurría antes, cruzar (o subir a) la ruta es una cuestión de tiempo: si toca semáforo verde, no hay problemas para acceder. Pero bien reza un viejo dicho: hecha la ley, hecha la trampa.


En el cruce de Vintter no hay derivador para cruzar, pero planean asfaltar la conexión con la ruta.
Es que en los tres cruces se observa una peligrosa costumbre de parte de algunos conductores, tanto de automóviles como de motos: la de tomar desvíos por calles aledañas y subir a la ruta en cuanto divisan un “hueco” en el tránsito.

Fue así que, por ejemplo, se pudo ver varias motos cruzando por el ingreso del supermercado mayorista ubicado a metros de la San Juan, con el semáforo en verde para aquellos que transitaban por la ruta. Una imprudencia total, máxime las condiciones climáticas que ayer y anteayer complicaban la habitual circulación.

¿Cómo funciona el tránsito según los horarios? En hora pico (entiéndase esto como ingreso/egreso escolar) suelen ser necesarios entre 3 y 4 cortes de semáforo para atravesar los cruces, mientras que en horarios poco frecuentados (término relativo a la hora de hablar de la Ruta 22) se puede cruzar en uno o dos cortes. Y si bien la mayoría de los conductores demuestra cierto tedio con la espera, dan su visto bueno a la modificación considerando que es mejor perder tiempo que arriesgarse a una situación fatal.

Como toda decisión “polémica”, la colocación de los semáforos no quedó exenta de críticas. Que demoran mucho, que los contadores de la Vintter no funcionan, que en San Juan y Mendoza se cortan seguido…

“Siempre va a haber alguien al que le moleste esperar, pero el objetivo común tiene que ser la seguridad y la prevención para evitar accidentes fatales, que ya han ocurrido”, afirmó Soria.

Desde “Río Negro” se intentó contactar a Vialidad Nacional para tener un panorama sobre el futuro de la Ruta 22, pero no hubo respuesta por ningún medio.

En líneas generales, la recepción de los conductores fue positiva. ¿Aún hay riesgo? Sí, porque los imprudentes abundan. ¿Hay demoras? También. Pero, a cambio de mayor seguridad, parecen valer la pena.

Sobre Mendoza está uno de los cruces más fluidos y con menos acumulación. Falta costumbre, pero de a poco mejora el tránsito.

Los accidentes en los cruces durante el 2018

  • 7/2: Mendoza y Ruta 22 | Un Renault 12 cruzó la ruta y fue impactado por un FIAT Toro. Una mujer herida.
  • 14/3: San Juan y Ruta 22. Una Hilux negra cruzó por San Juan y chocó con un camión. Lesiones leves.
  • 14/4: Mendoza y Ruta 22 | FIAT Siena (taxi) intentó subir a la 22 y fue impactado por un Aveo. Conductor hospitalizado.
  • 28/7: Vintter y Ruta 22 | Una Duster que venía sentido oeste-este impactó contra un Corsa en sentido contrario. Murió el conductor del Corsa.
  • 30/7: Vintter y Ruta 22 | Una Ford Ranger esquivó los controles e impactó con un Peugeot 206.
  • 15/10: San Juan y Ruta 22 | Amarok intentó cruzar la ruta y fue impactada por un Bora. También chocaron una Ranger.

Algunos números

  • 6 accidentes hubo en los cruces donde se instalaron semáforos, contando únicamente este año. Desde la instalación, sólo uno.
  • 120 segundos es el tiempo estándar de demora en cada semáforo rojo, en cualquier cruce.
  • 360 segundos (6 minutos) llevaría toparse con los 3 semáforos en rojo circulando por la Ruta 22.
Algunos aceleraban demasiado para cruzar aun cuando no llegaban.

Soria: “Esta es una medida transitoria, pero de urgencia”

Tras la decisión de instalar los semáforos en un contexto en el que Vialidad Nacional amenazaba con sacarlos, el intendente Martín Soria hizo un balance general de la situación al día de hoy. “La repercusión de la gente es altamente positiva. El tránsito está más ordenado para ingresar o cruzar la Ruta. Sí, es cierto, demorás dos minutos, pero lo que ganás en seguridad es invaluable”, expresó.

Consultado sobre las obras a futuro en la ruta y sus cruces, Soria afirmó que “seguramente antes de fin de año vamos a pavimentar los cruces de Vintter, que hoy tienen mucha tierra suelta y algunos autos derrapan cuando suben a la ruta”.

Por su parte, explicó que “estamos analizando pedir colaboración a la Provincia para ver si a través de Altec pueden poner en los cruces cámaras de videovigilancia, por si podemos identificar algún conductor que pase reiteradas veces en rojo”.

Como cierre, Soria insistió en remarcar el carácter temporal de los semáforos: “Es una medida de urgencia que tomó el Municipio, porque el gobierno provincial había prometido hacerlo. Lo tuvimos que hacer nosotros, que veníamos reclamando desde el 2013, porque se borró el gobierno nacional, el provincial y Vialidad. Pero es temporaria, hasta que se reactive la obra”, explicó.

Varias motos y autos deciden ingresar a la ruta desde los desvíos y calles aledañas en una maniobra arriesgada, sobre todo en el cruce de la San Juan.

Ver más: “Están poniendo más en riesgo a los usuarios y peatones”

Comentarios