Insólito: no pueden trasladar internos del Penal 2 porque no tienen combustible

La situación en el Penal 2, de Roca, es compleja.

Uno de los centros de detenciones más importante de la provincia arrastra problemas que en los últimos días terminaron con internos heridos, cierre de pabellones y traslados a otras unidades que finalmente no se pudieron concretar porque no hay combustible para llevar a los reclusos.

Hace dos días un interno recibió un puntazo y tuvo que ser asistido mientras que en las últimas horas distintos enfrentamientos entre reclusos obligó a las autoridades del penal a cerrar los pabellones 1 y 4 ante eventuales peleas.

No son uno sino que son varios los factores que influyen en este centro de detenciones que actualmente cuenta con 322 personas privadas de su libertad. Uno de ellos es que a esta altura del año los problemas de convivencia tienden a agravarse, especialmente cerca de las fiestas de Navidad y Año Nuevo.

Pero hay otros factores que son externos a esa situación como la paralización de los equipos técnicos tras las medidas de protesta que llevó adelante el personal de esa unidad por falta de condiciones laborales.

Esto derivó en un atraso notable en los informes de cada recluso, lo que retrasó los beneficios a muchos de ellos que ya están en condiciones de acceder a sus primeras salidas del centro de detenciones ubicado en calle Maipú.

«Ahora se están haciendo calificaciones que corresponden el mes de septiembre», reveló el juez de Ejecución Penal, Juan Pablo Chirinos.

Incluso, ante la situación de virulencia que se vive en el edificio carcelario, se ordenó una serie de traslados a otras unidades como consecuencia de distintos enfrentamientos que se generaron.

«El problema es que no hay combustible para trasladarlos», explicó el juez, quien aclaró que actualmente hay dos internos en la Comisaría Tercera que están esperando la llegada de los móviles para ser derivados a otros centros.

Si bien puntualizó que es un problema que suele suceder periódicamente, detalló que el panorama resulta más complicado en medio de este escenario. Incluso explicó que ya mantuvo contacto con las autoridades penitenciarias en Viedma de manera tal de acelerar los procesos administrativos que permitan la compra del combustible para trata de descomprimir la situación carcelaria.

Comentarios