Insólito: estaba a un paso de la libertad pero rompió la tobillera y se fugó

Pablo Ismael Chirino -condenado a ocho años por un crimen- estaba a sólo unos meses de comenzar a gozar de una libertad plena pero no pudo superar la ansiedad. Ayer se quitó la tobillera con la cual se le hacía el seguimiento satelital en la localidad de Godoy, y finalmente escapó cuando su propia familia ya se disponía a trasladarlo al Penal 2, de Roca.

Chirino fue condenado por la Cámara Segunda del Crimen de Roca tras el asesinato de Víctor Dinamarca a quien apuñaló en el pecho en al año 2015.

Durante el período que pasó en prisión, el sujeto cumplió al pie de la letra con las normas y luego de lograr un buen informe del gabinete criminológico, alcanzó las salidas transitorias tras cumplir con la mitad de la condena.

Fue así que en septiembre, el juez de Ejecución Penal N° 10, Juan Pablo Chirinos (a pesar de la similitud del apellido, no guardan vínculo familiar con el fugado), le otorgó las salidas transitorias.

El condenado ya había comenzado a recibir los beneficios desde el mes de septiembre y se estimaba que en enero ya podría obtener la libertad.

Pero ayer por la tarde y cuando su familia se disponía a trasladarlo desde General Godoy hasta el Penal 2 de Roca, el sujeto cortó la tobillera y luego escapó con destino a la zona rural.

Fue gente de su propio entorno la que se presentó en la sede de la Unidad N° 65, de General Enrique Godoy, donde relataron las alternativas de la fuga. Allí se dispuso un operativo con personal del grupo COER y con perros adiestrados quienes iniciaron la búsqueda del ahora prófugo de la Justicia.

Comentarios