Identificaron el cuerpo del pescador hallado en Casa de Piedra y siguen buscando a otras dos personas

El cuerpo que fue hallado ayer en la zona del dique de Casa de Piedra pertenece a Eduardo Aranguez, uno de los tres pescadores intensamente buscados desde la madrugada del miércoles. El hombre, de 52 años, se había embarcado el lunes, junto a su hijo Darío Aranguez (31 años) y su sobrino Moisés Durán (44 años).

Te puede interesar: Hallaron muerto a uno de los tres pescadores desaparecidos en Casa de Piedra

Según informó Juan Aníbal Mercado, jefe de la Unidad Regional IV de la policía pampeana, Eduardo Aranguez, de 52 años, un policía retirado de La Pampa que residía en Catriel y un vecino reconocido en su comunidad.

Si bien Aranguez era muy reconocido entre sus pares de La Pampa por haber trabajado allí, fue otro sobrino quien identificó el cuerpo que ayer fue sometido a una autopsia en la localidad de Santa Rosa.

Se determinó que la causa de muerte fue «ahogamiento».

Hoy a la mañana se retomó la búsqueda para intentar hallar a los otros dos pescadores y la embarcarción.

Se estima que Aranguez, su hijo y su sobrino, subieron el bote el lunes alrededor de las 11 en la zona conocida como lago Sargento Ocón, a la altura del paraje del mismo nombre, una zona habitual de pesca. Sin embargo, desde la tarde no tuvieron más contacto con sus familias.

Por este motivo, la esposa de Eduardo Aranguez informó por teléfono a la Comisaría 9° de Catriel, cerca de las 2.30 de ayer. A partir de la denuncia, se activaron todos los protocolos de búsqueda de Policía, Prefectura y Bomberos de Río Negro y La Pampa. Además, solicitaron colaboración a la Unidad Regional II de la policía rionegrina, en Roca.

El lunes por la tarde hubo fuertes ráfagas de viento en la zona, por lo que una de las hipótesis es que pudo haber volcado o averiado la embarcación.

En la búsqueda interviene la Fiscalía de Catriel, que coordinó con la Comisaría 9°. Pero como el cuerpo fue hallado en La Pampa, también actúa la fiscalía de General Acha, a cargo de Juan Bautista Méndez.

Comentarios