Héctor, el perrito de la Unidad 31 de Roca, encontró casa temporal

Héctor, el perro geronte que conmovió a todos por su historia de vida, encontró estadía temporal en la casa de una persona vecina – conocida y muy querida por el animal.

En Roca decidió intervenir y ayudar el grupo proteccionista Sin Pirotecnia/Sin Maltrato Animal, cuando el grupo de policías de la Unidad 31 debió comenzar el aislamiento preventivo, a causa de algunos casos positivos del COVID19 registrados durante días anteriores.

Al perro compañero de los agentes, con sus años a cuestas, no le era fácil pasar los días sin su grupo de gente. Son los efectivos quienes lo cuidan, le dan de comer, además de brindarle los mimos del saludo cotidiano. El lado humano de los agentes, detrás de las obligaciones diarias que muchas veces se desconoce a simple vista.

Ayer, el perro encontró una casa temporal. «Héctor durmió calentito y tranquilo en el comedor«, cuenta la persona responsable que brindó la estadía. Hoy a la mañana salió a recorrer el patio, luego me acompañó hasta el portal de la vereda. Está alegre y cariñoso. Hasta ahora no muestra indicio de querer irse – que es el temor de varios – porque la comisaría es su lugar.

En el transcurso del día, Héctor será revisado por un profesional veterinario que el grupo proteccionista mencionado acordó enviar para garantizar y asegurar la salud del can.

Una vez concluido el aislamiento de los agentes, Héctor a quien varias personas de manera afectuosa le dicen «Sargento», regresará junto a sus compañeros a la Unidad 31, de las 250 Viviendas.

Comentarios